La Formación Espiritual

La educación La educación es una necesidad humana, es una de las necesidades requeridas para la construcción de la personalidad del ser humano, es una herramienta para la formación y el establecimiento del niño en todas las áreas de la vida. A través de la educación, se construye la personalidad del niño en el ámbito social, científico, psicológico, sanitario y entre otros campos.

Antes de hablar sobre la educación espiritual y mostrar su importancia, es mejor que conozcamos el concepto de la educación en sí mismo. ¿Qué significa y cuáles son los objetivos de los educadores?

El concepto

de educación

La educación es un proceso objetivo y desarrollado que se rige por ciertas bases y leyes, cuyo objetivo es formar buenos hábitos a través de la orientación, la capacitación, el entrenamiento, la afinación, la culturalización y la práctica.

La educación cuida y protege la pureza natural del niño y desarrolla sus habilidades y capacidades, y luego direccionar su pureza natural y sus habilidades a lo que beneficie a la persona para lograr el estado de perfección que merece y todo esto ayuda en la preparación de la personalidad del hombre que le fue confiado el bienestar de la tierra, ayuda a preparar personas justas para la arquitectura de la Tierra (Ver: educación islámica, sus orígenes, plan de estudios y maestro, Atef El- Sayed, (p. 13), y ver: educación islámica, términos y conceptos, dr. Saleh Abu Arad, (p. 27).). La educación es la herramienta que forma los líderes en todos los aspectos de la vida (Ver: La educación profética, dr. Mohammed Al-Duweesh, (p. 10)).

La importancia de

la educación espiritual

La fe es la realidad de la existencia, el asunto principal del hombre y el factor determinante que representa el punto de separación entre los caminos de las personas en la vida mundana: ““Entre ellos existen los que creyeron y quienes negaron la vedad” [La vaca: 253]. De acuerdo a la fe se establecen los comportamientos y las obras del hombre. También la fe es el factor determinante que marca la diferencia en el destino del hombre en la otra vida (Ver: La educación profética, dr. Mohammed Al-Duweesh, (p. 10).). Y la infancia es una de las etapas determinantes en la vida de una persona, porque lo que se enseña y siembra en el alma del niño durante esta etapa de creencias, valores, hábitos y actitudes es difícil o tal vez imposible, cambiarlo o erradicarlo, y quizás su efecto permanece con el niño a lo largo de su vida (Sembrar los fundamentos de la fe en el alma del niño, Dr. Sharifa Al- Hazmi, (p. 21).), por lo tanto, la educación espiritual en la etapa de la infancia es una de las fases fundamentales sobre las cuales se construye la vida de la persona a lo largo de su vida en este mundo. por lo tanto, la educación espiritual en la etapa de la infancia es una de las fases fundamentales sobre las cuales se construye la vida de la persona a lo largo de su vida en este mundo.

atención y cuidado, y el mejor asunto que merece prestar mucha atención es el cultivar la fe en los niños, sin embargo vivimos en una época en que la atención de la mayoría de los investigadores en el ámbito educativo se ha centrado en el lado mental y físico, mientras descuidan la fe y el lado espiritual, dirigen sus tesis para lograr la victoria y el éxito mundano con estándares materiales, sin prestar atención al bien que conduce a la felicidad en la Otra Vida, y esto hace que nuestra teorización educativa sea muy diferente de la de ellos en este aspecto (Las diez reglas (las reglas más importantes para criar los niños), Dr. Abdul Karim Bakkar, (págs. 21-22).).

Es obvio que la educación religiosa en el Islam es uno de los pilares de la estructura educativa en la era profética [en la época del profeta Muhámmad].
Fue narrado de ibn Umar, que Al-láh esté complacido con él, que dijo: “Escuche el mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, decir: “Todos ustedes son pastores y cada uno de ustedes es responsable de su rebaño, el gobernante es un pastor y responsable de su rebaño y la mujer es pastora en la casa de su marido y es responsable de su rebaño””. (Recopilado por Bujari (2558) y Muslim (1829)).

Esta narración indica la gran responsabilidad de cada uno de nosotros y que somos responsables sin lugar de duda sobre lo que hacemos para con nuestros rebaños que están bajo nuestro cuidado y cargo. Fue narrado del mismo transmisor anteriormente mencionado que el profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él dijo:“A cualquier siervo de Al-láh [persona] que Al-láh le otorga autoridad sobre una gente y no los cubre con sus consejos, no encontrará ni el aroma del paraíso”. (Recopilado por Bujari (7150)).

Aquí hay una indicación de la importancia de brindar consejos honesta y fielmente, de modo que sea un consejo integral que cubre el bienestar de la persona que recibe el consejo por todos lados. Y entre las narraciones que hablan al respecto tenemos el dicho de
Ibn Umar:“Educa a tu hijo, pues serás juzgados por él: ¿qué es lo que le enseñaste y como lo educaste? Y él a su vez es responsable de honrarte y obedecerte y será juzgado por ello”. (Shu’ab Al-Iman de al-Bayhaqi (8141)).

Aquí Ibn Umar asegura que la responsabilidad recae principalmente en los padres, ya que son la primera fuente de la que los niños reciben su educación y disciplina, y se narró que la educación es mejor que la caridad, como se dijo: “Si el hombre disciplina a su hijo es mejor que dar un Sa’ [patrón de medida] en caridad”.(Recopilado por Al-Tirmidhi (1951) y al-Albani lo clasificó en la cadena débil de las narraciones (1887)).

También se informó que educar al niño y enseñarle los buenos modales es mejor que darle cualquier regalo, pues se narra que: “No hay algo mejor que un padre pueda dar a su hijo que los modales y la buena actitud.”Recopilado por Al-Tirmidhi (1952) y al-Albani lo clasificó en la cadena débil de las narraciones (1121).

Y todos estos textos y entre otros indican que la educación es una de las cosas más importantes que los padres ofrecen a sus hijos. En el pasado, solíamos criar a nuestros hijos en ambientes relativamente cerrados, pero en la actualidad lo hacemos y las puertas y ventanas de nuestros hogares están abiertos al mundo de un extremo al otro, y por supuesto esto tiene sus ventajas y desventajas, pero la cuestión es que si no prestamos atención y entendemos lo que está pasando bien a nuestro alrededor, entonces las desventajas y malas acciones superan las ventajas y buenas acciones.

ue se dan en nuestros entornos si poseemos la virtud de seguir las cambios que suceden a nuestro alrededor y leerlos desde el punto de cultura educativa, y si el educador hace esto será obligado fortalecer los significados espirituales en los corazones de los niños a través del entorno familiar en la que toda la familia coopera para formarlo, y por medio del entorno pre escolar que algunas instituciones prestan atención a estos asuntos.
Y descuidar entender lo que sucede a nuestro alrededor significa pérdidas que no hay forma de compensarlas (Las diez reglas (las reglas más importantes para criar los niños), dr. Abdul Karim Bakkar, (págs. 17- 56, 57))., Pero mediante el trabajo educativo continuo y la paciencia constante, obtendremos los mejores resultados posibles, si Al-láh permite, ya que la educación no es solamente una orientación transitoria, sino que requiere un seguimiento y dirección continua ((Ver: Cultura del educador, Waddah bin Hadi, (p. 54)).

La educación espiritual

es una necesidad

La nueva generación de hoy está viviendo un auge psicológico, un auge cultural, una amplia apertura, y las atracciones que la rodean por todos lados son más peligrosas que no debemos subestimarlas, ya que somos los que llevan a cabo la tarea más difícil en la existencia humana, la educación (Ver: La Da’wah: Habilidades y Estilo, Shehata Saqr, (p. 242)). Entre lo que demuestra la necesidad de la educación espiritual para los niños y la necesidad de la nación entera de la misma: El esfuerzo de enseñarle a la gente la fe y llamarlos a la misma, especialmente a los pequeños, es el enfoque de los profetas, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con ellos, y la gente piadosa y reformadora que los siguen. Dice Al-láh exaltado sea, sobre este concepto hablando del profeta Noé, la paz sea con él, cuando invitaba a su hijo y lo advertía de acompañar a la gente extraviada:“¡Oh, hijito mío! Sube al arca con nosotros y no te cuentes entre los que se niegan a creer” [Hud: 42]. También dice en cuanto a Abraham cuando exhortaba a sus hijos: “Y esto fue lo que Abraham y Jacob legaron a sus hijos: “! ¡Oh, hijos míos! Al-láh les ha elegido esta religión, y no mueran sin haber entregado su voluntad [a Al-láh]” [La vaca: 132].

Y está mencionado este concepto en la primera exhortación de Luqmán a su hijo cuando lo advirtió de cometer actos de idolatría:“! ¡Oh, hijito! No dediques actos de adoración a otro que Al-láh, pues la idolatría es una gran injusticia” [Luqmán: 13].
Y el profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, exhortó a ibn Abbas diciendo:“¡Oh, jovencito! Te enseñaré unas palabras: Protege a Al-láh y Él te protegerá. Protege a Al-láh y siempre Lo encontrarás a tu lado. Si necesitas algo, pídeselo a Al-láh, y si necesitas ayuda, acude a Él” (Narrado por Al-Tirmidhi (2516) y autenticado por Al-Albani). En estas narraciones hay una exhortación sobre la importancia de la educación espiritual (Ver: El hadiz (protege a Al-láh y Él te proteja) un estudio doctrinal, Dr. Muhámmad Al-Ali, (p. 6)).

Lo que explica la necesidad de la educación es saber que la enseñanza de la fe es la cabeza y la base de los conocimientos, por lo que si un niño aprende la fe y la creencia y se le inculca en su corazón de acuerdo con el enfoque profético, entonces los actos de adoración y las otras ramas de la religión vienen por dependencia, por lo que prestar atención y dedicar esfuerzos en eso es la causa del éxito y la guía, si Al-láh quiere, porque muchos asuntos están vinculados con la fe en Al-láh y con el Último Día, y si la fe está presente firmemente, hará que el hombre evite seguir el camino incorrecto, el cual es prohibido andar en dicho camino.
Del mismo modo, lo que vemos del descuido de algunos padres en cuanto a enseñar a sus hijos los asuntos espirituales y doctrinales con el pretexto de que sus niños todavía están en la etapa de la infancia, no podrán enseñarles cuando ya crecen, pues quien descuida de la educación de su hijo lo que es beneficioso para él, y lo deja en vano ciertamente esto es lo peor que los padres pueden hacer para con sus hijos. Y la mayoría de los niños se han corrompido por causa de los padres, por haber dejado de enseñarles lo básico de la religión como los actos obligatorios y los voluntarios, y así los desperdiciaron siendo pequeños y por lo tanto no se beneficiaron ni beneficiaron a su padres una vez que crecieron (Tuhfat Al-Maudud, Ibn al-Qaiim (p. 229)).

Entre lo que explica la necesidad de la educación espiritual también: la gran cantidad de programas dirigidos a los niños en los medios de comunicación (visual, audio e impreso), muchos de los cuales promueven percepciones y conceptos distorsionados en los corazones de los niños, por lo que es necesario tener una educación espiritual que se enfrente a este flujo de los medios, ya que la educación religiosa es una obra basada por razones legítimas, y representa un factor preventivo que puede salvar a los niños de sufrir muchos problemas educativos antes de que se sucedan, y contribuye a tratarlos si llegaran a ocurrir.
La educación religiosa y espiritual es un derecho de los niños sobre los padres, y la razón de la felicidad en este mundo, la salvación en la Otra vida –con el permiso de Al-láh, y la razón de la superioridad de uno sobre otro en la recompensa en aquel Día (La necesidad de enseñar la doctrina a los jóvenes, Bandar Al-Rabah, el sitio de Said Al-Fawaid, y ver: El Proyecto del hijo creativo, Reda Al-Masry, (p. 4), y ver: La guía del profeta en la crianza de los niños, Dr. Saeed Al-Qahtani, (p. 6), y ver: Eduacar a los jóvenes : objetivos y medios, dr. Mohammed Al-Duweesh, (p. 20).).
Finalmente: la educación islámica proporciona estabilidad espiritual y seguridad psicológica para los niños, porque proporciona la respuesta satisfactoria a las preguntas más importantes de la vida, y es solo una extracción de las enseñanzas del libro de Al-láh y de la luz de la tradición de Su mensajero, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, que se distingue por la pureza de la fuente, la claridad del enfoque y la divinidad de los objetivos, con el conocimiento de las necesidades del niño y la conciencia de su realidad y la realidad de la educación (Ver: Cultura del educador, Waddah bin Hadi, (p. 7).); para alcanzar la integración y el equilibrio en la personalidad del niño.

Los objetivos

de la educación espiritual

El objetivo general de la educación es lograr la verdadera servidumbre y entrega completa a Al-láh, exaltado sea, y para lograr este objetivo requiere de alcanzar muchos objetivos secundarios, entre ellos:

  • Primero Que los niños de la nación musulmana gocen de una correcta crianza doctrinal para preparar personas justas que adoran a Al-láh con orientación y perspicacia.
  • Segundo Que la persona se caracterice por los buenos modales tomando como ejemplo la conducta del mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, el cual Al-láh, exaltado sea, dio testimonio de sus buenos modales al decir: “Ciertamente eres de una naturaleza y moral grandiosas” [La pluma: 4]. Y siguiendo el dicho, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él: “Ciertamente ha sido enviado para completar los buenos modales” (Recopilado por el Imam Ahmad en su Musnad (8939) y autenticado por Al-Albani.).
  • Tercero Desarrollar el sentimiento colectivo de los miembros de la comunidad musulmana, de modo que el individuo establezca un sentimiento de pertenencia a su comunidad, se preocupe por sus problemas, asuntos y preocupaciones, y esté relacionado con sus hermanos, de acuerdo con el dicho de Al-láh, exaltado sea:“Ciertamente los creyentes son hermanos” [Las Moradas:10].Y su dicho, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él: “La relación entre un creyente con otro creyente es como la relación entre los ladrillos de una construcción cada uno fortalece y sostiene el otro” (Recopilado por Bujari (6026)). Y su dicho, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él: “El ejemplo de los creyentes en su amor mutuo, misericordia y colaboración es como el cuerpo humano: si se duele de un órgano, se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio” (Recopilado por Bujari (6011).). Y con esto se establecen los lazos de la sincera hermandad en la fe entre los miembros de la nación musulmana.
  • Cuarto La formación de una persona que está psicológicamente y emocionalmente equilibrada, lo que ayuda a formar una persona activa y un miembro beneficioso para su sociedad, que puede desempeñar su papel y deber en la construcción de la tierra y aprovechar sus bienes y frutos, y puede llevar a cabo las cargas y tareas como heredero de la tierra la que Al-láh le confió (Ver: Objetivos de la educación islámica, Muhámmad Ali Jaber, Al-Alwaka sitio web, Fecha de publicación: 16/11/1427 AH.).
    A partir de aquí, surge la necesidad de comenzar con un programa de educación espiritual de la manera correcta, que funcione de manera continua para generar fortaleza espiritual, desarrollar la automotivación, fortalecer la inspiración interna y dar ánimo por medio de las palabras y los hechos, y luego será más fácil para uno hacer el trabajo requerido para lograr los objetivos de la educación psicológica y física (Ver: Perspectivas de la educación espiritual, Majdi al-Hilali, (p. 11)).
Fundamentos

formativos

Hay una serie de fundamentos de los que depende la estructura formativa de los niños, y se puede resumirlos en dos fundamentos principales, el primero: el conocimiento y la práctica.

El fundamento del conocimiento se puede dividir en dos partes: el conocimiento y la fe:

Primera sección: el conocimiento, representa la clave importante para comprender y construir la conducta, Al-láh, exaltado sea, dice: “¿Acaso son iguales los que tienen conocimiento y los que no lo tienen? Solo reflexionan los dotados de entendimiento” [Los grupos: 9]. Y el profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, se esforzó para enseñar a sus compañeros el conocimiento útil y los enseñó pedir refugio del conocimiento que no beneficia, así que solía decir en sus súplicas que los enseñaba: “¡Oh, Al-láh! Me refugio en Ti de un conocimiento que no beneficia y de un corazón que no se concentra” (Recopilado por Muslim (2722))

Segunda sección: La fe; hacemos aquí referencia a la creencia que se establece en los corazones de los niños en cuanto a la fe en los seis pilares de la doctrina islámica, ya que es un significado holístico que rodea la vida mundanal y va más allá de ello, y se puede ver que el Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, ha esforzado para sembra la correcta creencia espiritual en los corazones de la gente de su nación.

En cuanto al fundamento de la práctica, se puede dividir en tres secciones:
La sumisión y la entrega a Al-láh, la implementación y los modales:

  • Primera sección: La sumisión y la entrega a Al-láh (Para conocer el impacto negativo de la ausencia del concepto de adoración en los enfoques de la educación moderna, ver: Filosofía de la Educación Islámica, dr. Majid al-Kilani, (pág. 95).).
    La educación productiva debe tener una formación interna honesta y varias cualidades propias, que puedan construir la identidad de los niños, de modo que se enfrente a su vida siendo sincero y vinculado a su Dios, para que de esta manera su comportamiento y pensamiento se enderecen, e incluso sus esperanzas y aspiraciones se enderecen, pues el profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, dijo a Mu’ad: “Por Al-láh que te amo, así que no dejes de decir después de cada rezo: ¡Oh, Al-láh! Ayúdame a recordarte, agradecerte y a adorarte correctamente” (Recopilado por Abu Dawood (1522) y clasificado como auténtico por Al-Albani.)
    Le estaba enseñando a Mu’ad que llevar a cabo los actos de adoración es un favor de Al-láh, y no es solo un esfuerzo humano, sino también un éxito divino que Al-láh facilita a Sus siervos, también le enseñaba que para llevar a cabo los actos de adoración siempre requiere buscar la ayuda de Al-láh, así es que se establece en su corazón que si el creyente cumple con los actos de adoración debe buscar ayuda de su Señor y encomendarse a Él pues ciertamente Al-láh, es el que facilita y ayuda para que la gente cumpla con los actos de obediencia.
  • Segunda sección:El fundamento de la práctica, pues no vale el conocimiento sin su implementación, además la práctica es uno de los medios que hace que alguna gente tenga superioridad sobre otra en el Día del Juicio: “Quien haya realizado una obra de bien, tan pequeño como un átomo, la encontrará registrada. Y quien haya realizado una obra de mal, tan pequeña como un átomo, la encontrará registrada” [El Tormento: 7-8].
  • Tercera sección: Los modales. El Islam construye a la persona con la ética, de modo que el Profeta mismo, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, considera que su mensaje se resume en un solo significado, los buenos modales, por esto decía “Ciertamente fui enviado para completar los buenos modales” (Recopilado por Ahmad (8939), y clasificado como auténtico por Al-Albani en Sahih Al-Jami ‹(2349).).
    Y los aconseja a su nación adquirir los buenos modales diciéndoles: “El más amado de ustedes para mí y el más cercano a mí en el Día del Juicio es el que mejor modales tenga” (Recopilado por Al-Tirmidhi (2018)). Los buenos modales son el resultado de una buena y evidente formación (Cinco fundamentos espirituales en la crianza de los hijos, Dr. Khaled Rawsha, sitio web El musulmán, fecha de publicación: 1/9/1432 AH, y ver: El método de educación profética para los niños, Muhámmad Suwaid, (pp. 250, 284, 352), y ver: El Profeta educador, dr. Ahmad Al-Asmar, (págs. 106, 249, 305).)
Ejemplos

formativos

Los ejemplos prácticos son una de las cosas más importantes que ayudan a establecer los principios y valores, y aquí mostramos una breve presentación de una serie de ejemplos que muestran la guía y la manera del Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, y sus compañeros en la formación espiritual y religiosa de los niños (Ver: La necesidad de enseñar la doctrina para los niños, Bandar Al-Rabah, sitio: Said Al-Fawaid, y ver: Criar a los niños en el Islam, Abdullah Alwan, (1/151)).

  • De ibn Abbas dijo: “El profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, solía encomendar la protección de Al-Hasan y Al-husain [sus nietos] diciendo: Ciertamente su padre Abraham solía hacerlo a Ismael e Isaac con estas palabras: Los encomiendo bajo la protección de las perfectas palabras de Al-láh de todo demonio, o creatura, y del mal de ojo” (Recopilado por Bujari (3371))..
  • De Abu Huraira, que Al-láh esté complacido con él, dijo: “Todo ser humano, nace en un estado de pureza innata (fitra) y son sus padres los que lo hacen judío, cristiano, o Maguzi [adoradores del fuego] ” (Recopilado por Bujari (1358)).
  • De Umar Ibn Abu Salamah, que Al-láh esté complacido con él, dijo: “Cuando era un muchacho al cuidado del Mensajero de Al-láh, mi mano solía pasearse por todo el plato (de comida). El Mensajero de Al-láh me dijo: ‘Oh, muchacho, di Bismillah (comienzo en el nombre de Al-láh), come con tu mano derecha, y come de lo que tienes directamente frente a ti” (Recopilado por Bujari (3371))
  • De Abdullah Ibn Abbás dijo: Un día estaba montado detrás del Mensajero de Al-láh y me dijo:“¡Oh, jovencito! Te enseñaré unas palabras: Protege a Al-láh y Él te protegerá. Protege a Al-láh y siempre Lo encontrarás a tu lado. Si pides algo, pídeselo a Al-láh, y si necesitas ayuda, acude a Él. Y sé que aunque toda la nación se reuniera para beneficiarte en algo, no podrían hacerlo si Al-láh no lo decreta para ti; y si se reunieran para perjudicarte en algo, tampoco podrían hacerlo si Alláh no lo decreta para ti” (Recopilado por Al-Tirmidhi (2516)).”
  • De Al-Hsan Ibn Ali, que Al-láh esté complacido con ambos, dijo: El Mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, me enseñó ciertas palabras para decirlas en el Qunut [postura para hacer suplicas] de la oración del Witr [impar]: “Oh Señor guíame con aquellos que has guiado, absuélveme junto con los que Has perdonado, y bendice lo que me has concedido, protégeme del mal que has decretado, porque ciertamente Tú decretas y nadie decreta para Ti, por cierto nunca será humillado a quien le muestras fidelidad, glorificado sean nuestro Señor” (Recopilado por Abu Dawud (1425) y autenticado por Al-Albani).
  • De Anas Ibn Malik, que Al-láh esté complacido con él, dijo:“Me dijo el Mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él: “¡Oh, hijito! Si vas a entrar donde está tu familia [su casa] salúdalos, pues esto es una bendición para ti y para la gente de tu familia”” (Recopilado por Al-Tirmidhi (2698), y clasificado como auténtico por el Al-Albani.).
  • De Jundub Al-Bayli, que Al-láh esté complacido con él, dijo: “Estuvimos con el Mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, y nosotros éramos muchachos fuertes, así que aprendimos la fe antes de aprender el Corán y luego aprendimos el Corán el cual aumentó nuestra fe”.(Recopilado por ibn Mayah (61) y clasificado como auténtico por Al-Albani)
  • Um Salim Ar-Rumaisa, la madre de Anas ibn Malik, que Al-láh esté complacido con ambos, cuando abrazó el islam, su hijo Anas era pequeño, estaba lactando aún, sin embargo, le enseñaba: di: Ash hadu anla ilaha ila Al-láh [doy testimonio que no hay dios digno de adoración excepto Al-láh], di: ash hadu Anna Muhámmad rasulollah [y doy testimonio que Muhámmad es el mensajero de Al-láh], y lo hizo.(Biografías de los nobles, (2/305))
  • De Ibrahim At-Taimi dijo: “la gente de su época recomendaba enseñarle al niño una vez que comience hablar repetir siete veces la expresión: La ilaha ila Al-láh, y con esto estas serán sus primeras palabras”.(Clasificación de Abdul-Razzaq (7977))