Modelos prácticos para responder las preguntas espirituales de los niños

Las Las respuestas proporcionadas en este capítulo están dirigidas principalmente a los padres y a aquellos que están involucrados con las preguntas de los niños, entre ellos están los maestros, instructores educativos, guías, a quienes pedimos que adapten el contenido de las respuestas para que se adapte a la edad, el nivel y la capacidad del niño; ya que no podemos dar una sola respuesta a los niños que tienen diferentes edades y capacidades de razonamientos (Los educadores dividen las etapas de la infancia en tres: la primera infancia, que se extiende de 3 a 5 años, y la infancia media, que se extiende de 6 a 8 años, y la infancia tardía, que se extiende de 9 a 12 años).

Y por esto, lo que nos importa es el espíritu de la respuesta y su verdad, y no las palabras literales de la misma (Ver: Preguntas Doctrinales entre los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al-Amoush (p. 27)), también nos importa la diversidad en cuanto al discurso, pues al momento de contestar las preguntas se puede usar un discurso directo o indirecto, de modo que podamos proporcionar la mejor visualización posible al lector, y él a su vez toma el núcleo y la esencia de estas respuestas y las reformula de la manera que le parece adecuada para su hijo.

Para responder las preguntas del niño relacionadas con temas de la fe, los padres deben tener un mínimo de cultura islámica que les permita transmitir los conceptos religiosos primarios que explican a sus hijos los asuntos del Ghaib [No Visto] de una manera que se adapte a sus capacidades cognitivas y a sus habilidades. El desafío que enfrenta a los educadores en general no solo se limita a la disponibilidad de información, sino que reside en presentar la información de manera adecuada para la capacidad de comprensión del niño, de manera apropiada para el momento, el lugar y las circunstancias que vive.

En lo siguiente vamos a dar una presentación de ejemplos de algunas preguntas frecuentes entre los niños, y estas no son todas las preguntas, sino que son las más importantes y más frecuentes. Desde nuestro punto de vista, hemos tratado de seleccionar las mejores respuestas, sin embargo, no afirmamos que sean respuestas definitivas, sino más bien modelos con los que los padres pueden comenzar y proceder, y ciertamente están sujetas a las circunstancias de cada familia. Recordatorio: Quien durante el proceso de crianza de sus hijos piense que ellos sufren un defecto por el tipo de preguntas que hacen, está equivocado, porque esta situación en los niños es un fenómeno saludable que expresa el desarrollo natural y una secuencia lógica en el desarrollo de las capacidades mentales y de razonamiento del niño, y que el defecto, si lo hay, consiste en la incapacidad de los padres de asimilar el crecimiento del niño, la apertura de los horizontes de su mentalidad y su entendimiento del universo y del mundo que lo rodea (¿Es mi hijo ateo? Preparado por: el comité electrónico de Dawah).

Por lo tanto, es necesario que los padres y aquellos que se ocupan de la formación del niño brinden respuestas convincentes, pues la respuesta, aunque parcialmente es convincente ayudará al niño a estabilizarse psicológica, intelectual y socialmente, a diferencia de las respuestas distorsionadas o las reacciones incorrectas pues aumentan la confusión y la desconcentración del niño, y estas a su vez generan un trastorno en el comportamiento, razonamiento y tratos del niño. Los grandes problemas no se generan de inmediato, y el fuego surge de las pequeñas chispas, así que muchos rasgos negativos en los humanos parecen ser una pequeña semilla que es regada por la negligencia y el aplazamiento, y la ignorancia les proporciona el agua de la vida hasta que crece n y se arraigan en el alma, y en este momento ya es difícil desarraigarlos o eliminarlos (Ver: Dawah, habilidades y arte, Shahata Saqr, (p. 340)).

Las preguntas relacionadas con la creencia en Al-láh

La mayoría de las preguntas frecuentes en la mente de un niño a una edad temprana son preguntas relacionas con el concepto de Al-láh [Dios], y aquí hay una presentación de las preguntas más frecuentes que los niños hacen a sus padres.

Pregunta ¿Quién es Al-láh [Dios]?

En primer lugar, no debemos esperar a que el niño nos pregunte acerca de Al-láh, sino que siempre hablamos de Él en cada ocasión. La respuesta correcta a la pregunta del niño sobre Al-láh y Sus atributos establecerá la doctrina del monoteísmo y la creencia en la unicidad de Al-láh en la mente y el corazón del niño, por lo que la mejor manera es hacer que el niño reflexione sobre las maravillas de Su creación, Sus bendiciones y los signos que indican Su existencia en vez de pensar en Su esencia, entre estos signos están, el cielo, las nubes, las estrellas, el sol, la luna, el mar, los árboles, etc (Puede beneficiarse del libro «Maravillas de la creación de Al-láh», Omar Al-Ashqar).
Y recordarle las gracias y bendiciones que Al-láh le ha otorgado como su creación, la vida, sus ojos, oídos, lengua, manos, pies y todo su cuerpo, por lo que le decimos que este cielo fue creado por Al-láh, esta tierra fue creada por Él, los árboles y todo lo que existe fue creado por Al-láh, y así sucesivamente hasta que se acostumbre y se familiarice con estas palabras y cuando nos pregunta quién es Al-láh,simplemente respondemos que Al-láh es el que creó todo lo que está a nuestro alrededor y a todos los que nos rodean y le damos muchos ejemplos al respecto.

Y si le mostramos al niño estos signos celestiales y terrenales y le ayudamos a ver el sistema preciso y ordenado del universo y le decimos: ¿Viste este sistema? El que ha dispuesto sus leyes y lo ha hecho así tan controlado y preciso es Al-láh, entonces el niño se sentirá con conocimiento y evidencia la existencia de Al-láh. Se le dice también que Al-láh es quien creó todo lo que existe, y que nada ni nadie es semejante a Él, Él es el Compasivo, el Sustentador, el Generoso, tiene los nombres y atributos más bellos y sublimes por lo que es el único que merece ser adorado, sin asociados. También informarle que Al-láh ama a los niños y ha ordenado a los adultos que los cuiden y que hagan el bien para ellos y a todas las personas en general. Él es el único quien nos juzga de acuerdo a nuestras acciones ya sean buenas o malas y nos retribuye de manera correspondiente a nuestras acciones. Es útil enseñarles a los niños los capítulos Coránicos pequeños, los cuales contienen las mejores respuestas a las preguntas relacionadas con la esencia de los atributos de Al-láh. Él es Al-láh: “No engendra ni ha sido engendrado y nada ni nadie se le asemeja (Ver: Los Medios de educación espiritual a la luz de la ciencia, la filosofía y el Islam, Dr. Miqdad Yalgan, revista contemporanea del musulmán, No. (5), y ver: Los educadores y las preguntas de los niños, Nawal Al-Khalifa, (p. 32), y ver: El Sagrado Corán es una visión educativa, Dr. Sa’id Ali, (p. 19)).
Podemos hacerle una pregunta diciendo: ¿Quién te compró esta hermosa ropa? Él dirá: Mi papá, ¿Quién te lleva a la escuela? Él dirá: Mi papá, cuando te enfermas, ¿Quién te lleva al médico? Él dirá: Mi papá, ¿Y quién te lleva de vacaciones? Él dirá: Mi papá, ¿Entonces tu padre te cuida en todos tus asuntos? Sí, y también Al-láh, es quien nos cuida a todos, Al-láh es el creador de todo, todo lo que ves a tu alrededor ha sido hecho por Él, el sol y la luna, las nubes, los mares y las montañas, ha creado el hombre, los animales y las aves, los ángeles y los demonios, Al-láh es el creador de todo el universo, es Generoso y Misericordioso, cuida de nosotros, nos ama y siempre nos cubre con Sus bendiciones.

Pregunta ¿La apariencia de Al-láh es como la del hombre?¿Quién creó a Al-láh [Dios]?

No, no es como nosotros, porque nada ni nadie es semejante a Al-láh, Él me creó a mí, a ti y a todas las personas, creó los árboles, los ríos y los mares y todo lo que existe en este mundo, es la fuente de fortaleza, y si quiere crear algo, le dice sé y es, entonces Al-láh es diferente del ser humano, porque el hombre no puede crear a otro ser humano, pero Al-láh puede hacer eso y puede hacer todo lo que quiera, y dado que nadie puede ver a Al-láh en esta vida mundana, nadie puede describir Su apariencia.

Nosotros no podemos verlo a Al-láh en toda Su gloria y luz, pues nuestras capacidades son limitadas, y le pedimos al niño que vaya a ver la luz del sol directamente sin cerrar los ojos, y le preguntamos: ¿Puedes mantenerte mirando al sol? Él responderá negativamente, por lo que le decimos: Así es Al-láh, la luz que Al-láh emite no podemos soportarla, pero cuando entremos al Paraíso, veremos a Al-láh con Su permiso. El niño en este caso puede presentar un rechazo y se lo ve un poco convencido, diciendo: ¿Cómo nadie no se le asemeja a Al-láh? Aquí, se debe convencerlo con calma, y le decimos que nuestras mentes, sin importar cuán grandes o inteligentes son, siguen siendo mentes humanas que son deficientes, solo llega a conocer lo que Al-láh quiere que conozcan, e ignoran todo lo demás. Es imposible aprender todo, porque seguimos siendo seres humanos, y se le dice: Si Al-láh fuera un ser humano como nosotros, estaría enfermo como nosotros, comería y bebería al igual que nosotros y estaría muerto al igual que la gente que ya falleció, sin embargo, Al-láh no se enferma, ni come, ni bebe ni muere, Él siempre está presente y es el Creador de los cielos y la tierra y todo lo que existe; por lo tanto, nadie es semejante a Al-láh, y podemos preguntarle al niño: ¿Nosotros como humanos podemos crear a las cosas de la nada solo con el hecho de decir sean y son? El niño responderá: No, y con esto concluimos juntos [incluyendo al niño] que Al-láh no es un ser humano como nosotros sino un gran Creador. Y le decimos: ciertamente que nuestro oído es limitado, solo escuchamos desde cierta distancia, y si llegamos a escucharlo todo nos cansamos, y nuestra vista es limitada, solo vemos desde una distancia limitada, no podemos ver lo que hay detrás de la pared, por ejemplo, y así como nuestro oído es limitado y nuestra vista es limitada, también nuestra mente es limitada que no se da cuenta de todo.

Ciertamente la mente humana es limitada y no puede percibirlo todo, pues desde que Al-láh, exaltado sea, creó a la humanidad y hasta el día de hoy el ámbito desconocido es mucho mayor que el ámbito conocido, por ejemplo, el espíritu que existe en el cuerpo humano, aunque esté cerca de nosotros, no podemos imaginarlo ni saber su verdad, así que, si esto se trata de nosotros y de algo que lo poseemos, ¿Cómo será el caso de las cosas externas a nosotros? Así que mientras que la mente del hombre es limitada, no es capaz de percibir la naturaleza de Al-láh, por lo tanto, hablar sobre la apariencia de Al-láh no puede ser por medio de la imaginación, percepción o razonamiento, sino a través de la revelación, y Al-láh ha dicho en Su última revelación [El Corán] al respecto: “No hay nada ni nadie semejante a Al-láh, y Él todo lo oye, todo lo ve” [La Consulta: 11].
En consecuencia, Al-láh no es como nosotros ni como nadie (Ver: ¿Cómo respondo las preguntas de mi hijo?, Marwa Ashour, Sitio web Al-Alouka, 2/19/1432 AH y ver: Mi hijo es descubridor cómo ayudarlo en sus descubrimientos, Mansour Al-Sunni, (p. 30), y ver: Cómo respondo las preguntas de mi hijo y dialogar con él, Dr. Salwa Mortada, (p. 107), ver: Preguntas doctrinales para niños y su respuesta, Dr. Bassam Al-Amoush (págs. 30, 31))), y esto indica la grandeza de Al-láh, a quien debemos amar, esperar [su recompensa] y temer, y para poder visualizar esta grandeza, y Al-láh ha hecho que las bendiciones más grandes que los creyentes recibirán en el Paraíso es poder verlo a Al-láh.

Si hubiera quien creó a Al-láh, también preguntaría: ¿Quién creó al Creador, ¿verdad? Entonces, debemos saber que uno de los atributos del Creador es no ser engendrado [no es un ser creado], y que Él fue quien creó todas las criaturas, y si Al-láh hubiera sido un ser creado, no lo adoraríamos, ni seguiríamos Sus instrucciones y órdenes, por lo que la pregunta sobre quién creó a Al-láh es incorrecta, y las preguntas incorrectas no tienen sentido, por ejemplo: Si alguien le pregunta sobre ¿La longitud del cuarto lado de un triángulo? No hay como darle respuesta, porque el triángulo tiene solo tres lados, y el error en cuanto a la pregunta ¿Quién creó a Al-láh? consiste en que la palabra “creación” y la palabra Al-láh no se juntan, porque Al-láh no fue creado, y el proceso de creación solo le corresponde a las criaturas y a las cosas creadas, y nadie puede crearlo a Al-láh, pues Al-láh siempre ha existido, no tiene ni principio ni fin.

¡Aunque supongamos que posiblemente haya un creador de Al-láh, exaltado sea! La misma pregunta permanece: ¿Quién creó al Creador de la Creación? y, ¿Quién creó al creador del creador de la creación, etc? Esto es imposible e ilógico. Para poder entender el asunto damos el siguiente ejemplo, el ejemplo del soldado y la bala, el soldado quiere disparar, pero para que dispare, debe pedir autorización de su supervisor, y este último para que le otorgue el permiso debe pedir autorización de su jefe, y así infinitamente. Entonces hacemos la siguiente pregunta: ¿El soldado llegará a disparar? La respuesta es: No, porque no llegará a obtener autorización para ello ya que cada uno de ellos debe pedir autorización de su superior en una cadena infinita. En cambio, si la cadena termina con alguien que representa la máxima autorización, el soldado llegará a obtener el permiso para que dispare, caso contrario el soldado no podrá disparar, sin importar la cantidad de supervisores que tenga este soldado, pues sin esta persona que representa la máxima autoridad son como ceros a la izquierda de un número que jamás tienen un valor(Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (pág. 29) Y ver: El ateo y su pregunta equivocada de quien ha reado a Dios, Dr. Rabee Ahmed, Sitio web: Al-Alwakeh, Fecha de publicación: 5/18/1436 AH, y ver: Preguntas vergonzosas de su hijo, Abu Al-Majd Harak, (p. 24), y ver: Velas del día, Abdullah Al-Ajiri, (p. 151)).

Pregunta ¿De dónde vino Al-láh? ¿Y cuántos años tiene?

Mientras sepa –querido-, que Al-láh no fue creado, entonces Él no engendra ni ha sido engendrado, y no tiene principio ni fin, y en consecuencia, no es como nosotros los humanos [no le afecta el tiempo y los años], Pues Al-láh es el Grandioso, el Rico, el Grande, el Poderoso, el Más Misericordioso, el que tiene los nombres más bellos y los atributos más sublimes, tiene los atributos de perfección y no tiene atributos de imperfección. Al-láh es quien ha creado el universo y todas las cosas y creaciones que existen.

Pregunta ¿Quién existió antes que Al-láh?¿Al-láh es masculino o femenino?

Esta es la misma pregunta que la anterior, ¿Quién creó a Al-láh? ya que es una pregunta errada, porque Al-láh, exaltado sea, es el Primero, por lo que no hay nada delante de Él, y es el Último, es decir que no hay nada después de Él. Al-láh, exaltado sea, dice: “Él es el Primero y el Último, el Manifiesto y el Oculto. Él conoce todas las cosas.” ([El Hierro: 3]) (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (pág. 49))
Tanto el tiempo como el lugar, no limitan a Al-láh, porque el tiempo no es más que una de las criaturas de Al-láh, por lo que las criaturas no pueden limitar ni abarcar a su Creador, glorificado sea. Al-láh tiene todas las cualidades de perfección y belleza, y en este caso se debe recordarle al niño algunos consejos proféticos, entre ellos lo narrado por Abu Hurairah, Al-láh esté complacido con él, que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él dijo: “Satanás viene a uno de ustedes y le dice: ¿Quién creó tal y tal cosa, hasta llegar a decirle: ¿Quién creó a tu Señor? Si alguien le pasa esto que busque ayuda y refugio en Al-láh y abandona estos pensamientos.” (Recopilado por Bujari (3276)). Así que pedir refugio en Al-láh y orientar el pensamiento del niño de manera indirecta a otro asunto ayuda a que el niño deje estas ideas, esto es considerado – también – una de las respuestas importantes para esta pregunta. Distraer el pensamiento al respecto, no es porque no hay respuesta, sino para cerrar la puerta ante los susurros de Satanás.

mucho en la naturaleza y esencia de Al-láh, y dirigir su mente a pensar en las cosas que lo benefician, y aquí es mejor para nosotros aclararle al niño que el tema de lo masculino o femenino es uno de los requisitos para diferenciar entre las categorías y género de las criaturas. Al-láh, exaltado sea, dijo: “Él ha creado la pareja: el macho y la hembra” [La Estrella: 45]
Y Al-láh, exaltado sea está por encima de esa clasificación, incluso hay otras criaturas que no pueden estar bajo esta clasificación, como los ángeles, por ejemplo, el cielo, las nubes, el aire y el agua no se describen como masculinos o femenino, así que hay muchas creaturas, las cuales son imperfectas y esta clasificación no aplica para ellas, por lo tanto, Alláh está por encima de todo ello y esta clasificación no aplica para Él:“No hay nada ni nadie semejante a Al-láh, y Él todo lo oye, todo lo ve” [La Consulta: 11].

Pregunta ¿Por qué creemos en la existencia de Al-láh y cuál es la prueba de ello?

SLa creencia en Al-láh, exaltado sea, es una Fitra [instinto] humana que nadie la puede negar, y las pruebas de la existencia de Al-láh son muchas, y las personas aún descubren evidencia tras otras, cada uno de acuerdo con su especialización y campo. Las evidencias innatas en el alma humana son una prueba de la existencia de Al-láh. Dijo Al-láh, exaltado sea: “Conságrate al monoteísmo, que es la inclinación natural con la que Al-láh creó a la gente.” [Los Bizantinos: 30]
Cada uno de nosotros encuentra fuerza interior que le insta al ser humano a reflexionar sobre la grandeza, la fuerza y el cuidado de Al-láh. También las evidencias científicas sensoriales confirman la existencia de un sistema preciso en este universo, y este sistema preciso debe tener un Creador, ¿Pues quien ha creado todas estas criaturas y las trajo a la existencia?

¿O que llegaron a la existencia por la coincidencia, y de esta manera nadie sabe cómo existieron estas cosas, esta es una posibilidad, la otra posibilidad consiste en que estas cosas se crearon así mismas y llevaron a cabo sus asuntos por sí mismas, o debido a la tercera posibilidad que consiste en que hay un Creador que las creó y las trajo a la existencia? Al observar estas tres posibilidades, encontramos que es imposible que hayan existido debido a la primera o a la segunda posibilidad, y si la primera y segunda son imposibles, entonces la tercera debe ser la opción correcta y evidente, la cual nos dice que las cosas tienen un Creador que las ha creado, y él es Al-láh, y esto es lo que se mencionó en el Noble Corán, Al-láh, exaltado sea, dijo:“¿Acaso surgieron de la nada o son ellos sus propios creadores? ¿O crearon a los cielos y la Tierra? No tienen certeza de nada.” [El Monte: 35-36]
Entre las evidencias tangibles de la existencia de Al-láh, también: la respuesta de Al-láh a las invocaciones y súplicas, también la precisión de la creación de los cielos y la tierra, Al-láh, exaltado sea, dijo: “En la creación de los cielos y de la Tierra, y en la sucesión de la noche y el día, hay signos para los dotados de intelectos.” [La Familia de ‘Imran:190]

Y la precisión en la creación del hombre, Al-láh, exaltado sea, dijo: “También [hay signos] en ustedes mismos ¿es que no ven?” [Los vientos: 21] Del mismo modo, en la creación de las estrellas, montañas, animales, entre otros, hay signos que indican la creatividad del Creador, que los signos de Al-láh están vistos en los horizontes, almas y frutos, y todo ello indica la existencia de Al-láh, el Creador Único, y todas estas criaturas existentes deben tener una meta y un propósito de su creación pues todos adoran a Al-láh sin asociarle nada ni nadie (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 55) Ver: ¿Acaso se duda de Dios ? Dr. Hamad Al-Marzouqi, (p. 129), y ver: Las evidencias de la existencia de Dios, y la sabiduría de crear a Sus siervos, Islam pregunta y respuesta, Fecha de publicación: 4/4/2002 AD, y ver: Dios, un libro en la aparición del credo divino, Abbas Al-Akkad, (pp. 211, 222)). Y podemos contarle la historia de Abu Hanifa cuando algunas personas le pidieron que les demuestre la unicidad del señorío de Al-láh. Él les dijo: antes de hablar sobre este tema ¿Qué dicen de un barco en el Tigris que se llena de comida y encomiendas, entre otras cosas por sí mismo y regresa al muelle por sí mismo, deja su carga por sí mismo y luego regresa de vuelta, todo esto sin que haya un ser que lo maneja? Dijeron: Esto es imposible, así que él les dijo: Si esto se trata de un barco y dijeron que es imposible, ¿Cómo entonces será el caso de todo el universo? (Ver: Explicación de la creencia Tahawiya, Ibn Abi Al-Izz Al-Hanafi, investigación: Ahmed Shaker, (p. 35)) Es imposible que no tenga un Creador preciso, Poderoso y Omnisciente. También se le puede decir que: cuando sientes dolor de estómago [por el hambre], ¿No notas que tienes hambre y buscas automáticamente comida para satisfacer el hambre? Y cuando tienes sed, ¿Acaso no buscas algo para calmar tu sed? Y cuando hueles un buen aroma, ¿Acaso no te sientes feliz? ¿Y te sientes mal cuando hueles un mal aroma? Y cuando ves las rosas, las flores, el cielo y la naturaleza que nos rodea, ¿No te sientes feliz y alegre? Del mismo modo, querido, sentimos automáticamente que necesitamos un grandioso Dios al que siempre recurrimos cuando lo necesitamos; para sentirnos tranquilos y seguros, cuando sentimos angustia y tristeza, recurrimos automáticamente a Al-láh y lo suplicamos, y si nos sentimos felices lo alabamos por ello.

Pregunta ¿Al-láh oye, ve y habla como nosotros?

Dios habla, escucha y ve. Al-láh, exaltado sea, dijo: “Al-láh oyó las palabras de quien reclamaba ante ti [¡OH, Muhámmad!] acerca de su esposo.” [La que Reclama: 1], Y dijo: “Dijo [Al-láh]: “No tengan miedo, pues Yo estoy con ustedes escuchando y observando todo.”” [Taha: 46], y dijo: “Él ve perfectamente todo lo que hacen.” [Hud: 112], Al-láh habla, pero no como nuestras palabras, escucha, pero no como nosotros y ve pero de manera distinta que nuestra visión, pues Al-láh es diferente de Su creación, ya que Él oye las voces sin importar qué tan bajas son, y ve las cosas sin importar cuán lejos están, Al-láh escucha todo y ve todo, pero Su oído y Vista no es semejante al oído y la vista de las criaturas que son imperfectas y débiles, en cambio Al-láh: “No hay nada ni nadie semejante a Al-láh, y Él todo lo oye, todo lo ve” [La Consulta: 11].

Y es bueno vincular esto con un comportamiento directo, de modo que se le diga que si Al-láh lo ve todo ¿Es apropiado que hablemos sobre lo que no le complace y que nos ve en una situación que no es aceptada por Él?! (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 35) Ver: El Sagrado Corán, una visión educativa. Sa’id Ali, (p. 43), ver: Preguntas de los niños y Respuestas de los padres, Majdi Al-Sayed, (p. 22).).

Pregunta ¿Al-láh siente el hambre y la sed?

Todos los atributos de Al-láh son perfectos y ningún atributo imperfecto le pertenece. El hambre y la sed son dos manifestaciones de debilidad, y no está permitido atribuir debilidad a Al-láh; por lo tanto, Al-láh no necesita comida ni bebida (Ver: Preguntas Doctrinales de los niños y sus Respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush (p. 35)) porque Al-láh es el Creador de todo, no necesita nada, y si por ejemplo necesita algo, no será Dios, pues Al- láh es El autosuficiente [de quien todos necesitan de Él y Él no necesita de nadie], es quien no necesita comida ni bebida, porque Él está por encima de todo eso, además Él es el que las criaturas esperan que las sustenta, alimenta y satisface sus necesidades.

También se le puede decir al niño que no hay lugar para la comparación entre la creación y el Creador, no necesariamente que todo lo que creamos y fabricamos tiene las mismas cualidades y forma que nosotros, ¿Verdad? Así que Al-láh no siente hambre ni sed, y déjame hacerte una pregunta: ¿Quién fabricó la bicicleta? Él responderá que es un fabricante de bicicletas, excelente mi hijo, imaginemos juntos que la bicicleta habla y pregunta a su inventor: ¿Qué comes? ¿Qué bebes? Entonces, ¿Qué le dirás a la bicicleta? Yo la digo: esto no es asunto tuyo, ¿Qué beneficio obtendrás si llegas a saberlo, y la respuesta a esta pregunta en qué mejorará tu función principal que consiste en recorrer rápidamente y sin interrupciones? Así es el caso nuestro.
¡Hijo mío! Al-láh nos creó para una específica función: “No he creado a los genios ni a los humanos sino para que me adoren” ([Los vientos: 56]. Estas preguntas no nos beneficiarán y no nos ayudarán en llevar a cabo la misión para la cual fuimos creados, sino que, por el contrario, desvían nuestras mentes a cosas que nos impiden cumplir con nuestras tareas, pero ¿Cuándo haz visto que la bicicleta se dirige a preguntarnos? Cuando algo sale mal, recurre a su creador para arreglarlo, ¿Verdad? Y así nosotros, recurrimos a Al-láh haciendo súplicas cuando nos encontramos alejados de la adoración, o cuando nos sentimos perjudicados.

Pregunta ¿Cuán poderoso es Al-láh?

Si hablamos de un poder o habilidad limitada, entonces esto significa que estamos hablando de un atributo de deficiencia e imperfección, porque el fin de la fuerza significa el comienzo de la debilidad, y la debilidad no pertenece a Al-láh, por lo tanto; el poder de Al-láh es absoluto e ilimitado y nada es imposible para Él, Al-láh, exaltado sea, dijo: “Ciertamente Al-láh es poderosos sobre todas las cosas.” [La Vaca: 106].

Y si Al-láh quiere crear algo solo le dice: Sé y lo será, porque Al-láh es capaz de todo y es el creador de todo, por lo que nada le resulta imposible en la tierra o en el cielo, ya que la capacidad limitada es una cualidad de las criaturas, porque es una capacidad creada, pero el poder del Creador no tiene límite ni deficiencia, por lo tanto; solo Al-láh es digno de ser adorado, invocado y suplicado, porque solo Él puede satisfacer las necesidades de la creación y su provisión y cumplir sus deseos y planes (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 31) Ver: El Resumen de la jurisprudencia islámica, Muhámmad Al-Tuwaijri, (p. 58)).

Pregunta ¿Dónde se encuentra Al-láh y cuál es Su tamaño?

Al-láh es quien lo creó, Él ama mucho a los niños y los otorga muchas bendiciones, entonces podemos explicarle que Al-láh está en el cielo, Al-láh, exaltado sea, dijo: “¿Acaso tienen garantías de que Quien está en el cielo?” [EL Reino: 16]. Así que Al-láh, exaltado sea, está en el cielo, pero su conocimiento está en todas partes, Al-láh dice: “Él está con ustedes dondequiera que estén” [El Hierro:4].

Y no se puede decir que Al-láh está en todas partes, porque eso significa que está dentro de todas las cosas, y esto no es verdad. Tenemos que seguir lo que es mencionado en la Sunna [la tradición del Profeta Muhámmad] Pues fue narrado que el Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, preguntó a una esclava: “¿Dónde está Al-láh? Contestó: está en el cielo. Él dijo: ¿Quién soy yo? Ella dijo: Tú eres el Mensajero de Al-láh. Él dijo: Libérala, porque ella es una creyente”(Recopilado por Muslim (537)). Y aunque Él está en el cielo puede vernos y escucharnos en todas partes. En la constante afirmación de que Al-láh siempre está observándonos, desarrolla en el alma del niño la consciencia y hace que el niño observe y cuide sus acciones. Y en cuanto a Su tamaño, Al-láh, exaltado sea, no se compara con nada de Su creación, pues Al-láh es más grande que todo, más grandioso que todas las creaturas. Si las criaturas son grandiosas, entonces Su creador es más grandioso. Al-láh es quien destruye las montañas, mueve los mares y ordena que el agua se hunda en la tierra y todo lo que sucede en el universo es por Su orden y voluntad. El Creador no necesita de la creación, el cielo es una de las criaturas de Al-láh y la existencia de Al-láh no depende de ello, pues Él no lo necesita, ya que Él es Rico y Autosuficiente (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 32,45)).

Pregunta ¿Cómo Al-láh nos ve y nosotros no lo vemos?

El sentido de la vista que Al-láh nos ha dado en este mundo es débil, no puede ver la mayoría de las cosas y es por esto que el hombre usa los microscopios, por lo tanto, si una persona no puede ver las cosas creadas, no podrá verlo al Creador, exaltado sea, pues la capacidad del hombre en este mundo no lo ayuda a ver a Al-láh.
Nosotros no podemos ver a Al-láh pero creemos en Él, y creemos que Él es misericordioso y nos ama, es poderoso y tiene bajo Su poder todas las cosas, Él sabe que ahora estamos hablando de Él, Al-láh es muy sublime, nos ve a todos en el mismo tiempo, [para aclararle al niño] es como el que sube a la terraza de un edificio, puede ver a todas las personas en la calle mientras ellos no lo ven, y así es el caso de Al-láh con nosotros, nos ve y nosotros no lo vemos, hay muchas cosas que no podemos ver pero existen en la realidad.

Y le decimos al niño también: Nuestros ojos no pueden ver todo, por ejemplo, no vemos el sonido a pesar de que lo escuchamos, no vemos el aire a pesar de que lo sentimos y así mismo no podemos ver a Al-láh en este mundo, pero sí Al-láh permite, en el Paraíso tendremos ojos con capacidad suficiente para verlo a Al-láh. Al-láh dice: “La vista [de los seres humanos] no lo abarca, pero Él sí ve [a todos]. Él es el Sutil y el Conocedor.” [Los Ganados:103].

Pregunta ¿Cómo Al-láh puede ver a todas las personas a pesar de su gran cantidad?

Para responder esta pregunta de manera práctica, lo llevamos al niño y lo paramos en la calle, y le decimos: Mira a la gente y dinos cuántas personas puedes ver, y vamos a contar contigo las personas que ves, luego subimos con él al segundo piso, y hacemos que mire a las personas y cuente a las que puede ver, luego Subimos con él en la parte superior del edificio y hacemos que cuente lo que ve, luego le traemos un telescopio para que vea a las personas mejor y las cuente con mayor precisión, y a través de este ejemplo, le mostramos que no podemos medir los asuntos con nuestra escala humana limitada, y le mostramos que el poder de Al-láh está por encima de la capacidad de todas las criaturas, y le hacemos entender que: “Ciertamente Al-láh es poderoso sobre todas las cosas.” [La Vaca: 106].

Podemos hacerle una pregunta perceptible: ¿Crees que la hormiga nos ve en todos nuestros detalles, o solo ve una fantasía o una sombra? Él responderá que la hormiga solo puede ver una parte muy pequeña del dedo del pie, y que el dedo para ella es como una gran montaña. De acuerdo, ¿Crees que la hormiga puede preguntarte: ¿Cómo nos puedes ver a todas de una vez? Su respuesta será que esto es natural; es apropiado para sus habilidades que Al-láh lo creó, la hormiga tiene capacidades limitadas, y puede haber hormigueros en más de un lugar dentro de la misma habitación, y es muy fácil para nosotros ver estos lugares al mismo tiempo, pero una hormiga con sus capacidades limitadas no es capaz de ver al igual que nosotros.
Y dado que acordamos que nada ni nadie es semejante a Al-láh, y que Él es capaz de todo, no es apropiado preguntarle a Al-láh con nuestras capacidades limitadas sobre algo que es una cosa natural para Él, porque el poder de Al-láh es mucho más grande que el poder de la creación, pues Al-láh: “Es poderoso sobre todas las cosas.” [La Vaca: 106].

Pregunta ¿Al-láh, exaltado sea, puede ver a las personas en la oscuridad?

Podemos hacer que el niño vea una escena de una de las películas que muestra a los soldados observando a través de un visor nocturno, y le mostramos al niño videos de algunos animales y pájaros que pueden ver en la oscuridad, y también en algunas películas que ve y en algunos juegos que él tiene.

hay algunos rayos, -como rayos láser – Aclaran lo que hay detrás de las cosas y nos permite ver cosas en la oscuridad, y luego le decimos:¿Viste cómo el hombre débil y simple puede ver en la oscuridad en ciertas ocasiones? Entonces, ¿Cómo será el caso de nuestro Señor que creó al hombre y a todas estas criaturas? (A partir de hoy no podrá escapar de las preguntas vergonzosas de su hijo, Abdullah Abd Al-Mu’ti, (pág. 103)), entonces, si Al-láh nos ha dado la capacidad de inventar estos instrumentos, ¿Él no podría hacer algo similar siendo el Poderoso? En realidad, Él es mucho más poderoso, y nadie puede impedir o limitar Su capacidad. ([La Vaca: 106])

Pregunta ¿Cómo Al-láh nos puede ver mientras estamos en nuestra casa,, las puertas y ventanas están cerradas?

Le presentamos al niño una copia de los rayos médicos, y le decimos que el ser humano creado por Al-láh, exaltado sea, pudo ver el hueso, el cual es cubierto, a través de imágenes de rayos X, entonces, ¿Cómo será el caso de nuestro Señor que creó al hombre? Seguramente, Él, glorificado sea, nos ve mientras estamos en nuestros hogares, aunque todas las puertas están cerradas, porque Al-láh no es semejante a nadie, no es como un ser humano que le hace difícil ver por detrás de los muros, así que el Creador no puede ser como la creación, pues el Creador es poderoso sobre todas las cosas.

Luego relacionamos esta respuesta con el comportamiento del niño para fortalecer el aspecto de la observación y el gusto religioso interno en los niños (A partir de hoy no podrá escapar de las preguntas vergonzosas de su hijo, Abdullah Abd Al-Mu’ti, (pág. 104), y ver: ¿Cómo respondo las preguntas de mi hijo?, Marwa Ashour, Sitio web: Al-Alouka, 19/02/1432 AH).

Pregunta W¿Cómo Al-láh conoce todas nuestras acciones y cómo puede observar a todas las personas?

El niño siempre debe aprender que Al-láh tiene todas las cualidades de belleza y perfección, y debe saber que el poder de Al-láh, exaltado sea, es ilimitado, porque Él es Todopoderoso y Omnipotente. Al-láh, exaltado sea, dijo: “Ciertamente Al-láh es poderoso sobre todas las cosas.” [La Vaca: 106] Y debido a Su gran poder, nada le resulta imposible, ya sea en la tierra o en el cielo, y no podemos comparar su poder con el poder de las criaturas, sin importar cuán grandes sean las criaturas; porque Él está por encima de todo. Y podemos darle un ejemplo para que pueda entenderlo fácilmente: Las grabaciones por cámaras, graban y monitorean cada detalle pequeño o grande que se encuentra en su campo, y Al-láh es mucho más grandioso que ello, puede monitorear a todas las personas al mismo tiempo, porque Su poder es ilimitado y Él, exaltado sea, conoce todo, pues Su conocimiento abarca todas las cosas (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 42).).

Podemos darle otro ejemplo: supongamos que hay una empresa grande que quiere monitorear a sus empleados, así que puso cámaras de vigilancia, y luego los observó sin que ellos se dan cuenta a través de pantallas que muestran todo lo que sucede en todos los departamentos de la compañía al mismo tiempo, por lo que si el siervo [el hombre] es débil, un ser creado y es capaz de hacer eso; ¿Acaso el Creador del siervo no puede ver a todos Sus siervos al mismo tiempo?

Pregunta ¿Por qué el hombre muere y Al-láh no muere?¿Al-láh me ama como yo lo amo?

La muerte es uno de los decretos que Al-láh ha prescrito para Sus criaturas. Al-láh, exaltado sea: “Toda alma probará la muerte y luego ante Mí han de comparecer.” [La Araña: 57] La muerte del hombre es el comienzo de la Otra Vida, la cual es la vida más importante. La muerte es una manifestación de debilidad que corresponde a los seres creados y no le pertenece a Al-láh, porque Al-láh no es un ser creado para que muera, en cambio el hombre es un ser que fue creado y ha de morir. La vida de Al-láh, exaltado sea, no es como la nuestra, por lo que nuestras vidas terminan por la muerte, y todas las criaturas mueren, y solo Al-láh permanece vivo. La vida perfecta de Al-láh contiene todas las cualidades de perfección, y entre estas características está la inmortalidad (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 54), y ver: Al-láh es el viviente y inmortal, Muhámmad Ratib Al-Nabulsi, sitio web de la Enciclopedia de Ciencias Islámicas Al-Nabulsi).

la respuesta

La muerte es uno de los decretos que Al-láh ha prescrito para Sus criaturas. Al-láh, exaltado sea: “Toda alma probará la muerte y luego ante Mí han de comparecer.” [La Araña: 57] La muerte del hombre es el comienzo de la Otra Vida, la cual es la vida más importante. La muerte es una manifestación de debilidad que corresponde a los seres creados y no le pertenece a Al-láh, porque Al-láh no es un ser creado para que muera, en cambio el hombre es un ser que fue creado y ha de morir. La vida de Al-láh, exaltado sea, no es como la nuestra, por lo que nuestras vidas terminan por la muerte, y todas las criaturas mueren, y solo Al-láh permanece vivo. La vida perfecta de Al-láh contiene todas las cualidades de perfección, y entre estas características está la inmortalidad (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 54), y ver: Al-láh es el viviente y inmortal, Muhámmad Ratib Al-Nabulsi, sitio web de la Enciclopedia de Ciencias Islámicas Al-Nabulsi).

Al-láh, exaltado sea, es Indulgente, Misericordioso, ama a los piadosos, rectos y veraces. Al-láh, exaltado sea, dijo: “Lo aman y los ama” [La Mesa servida: 54] De las formas en las cuales Al-láh muestra Su amor para con Sus siervos es cuando los bendice, cuida, gestiona sus asuntos, los sustenta y los perdona, y cada uno de nosotros siente la bondad y la generosidad de Al-láh, y Al-láh ama a Su siervo que Lo obedece y se acerca de Él [cumpliendo Sus enseñanzas], el que hace su esfuerzo para realizar las obras que le facilitan ser amado por Al-láh como establecer las oraciones, honrar y obedecer a los padres, hacer el bien a la gente, la veracidad, la recitación del Corán, las invocaciones y súplicas, entre otras buenas acciones. Quien realiza estas buenas acciones será amado por Al-láh, exaltado sea (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 58), y ver: Espero que mi Señor me ame, Omaima Al-Jaber, sitio : el musulmán, fecha de publicación: 19/03/1433 AH).

Las preguntas relacionadas con la creencia en los ángeles

¿Quiénes son los ángeles y cómo es su apariencia?

Son una creación de las criaturas de Al-láh, creadas a partir de luz, y fueron creados antes que los humanos, tienen voluntad, razón y alas. Son bellos y tienen la habilidad de tomar apariencia humana, no comen ni beben. Son siervos de Al-láh, cumplen Sus órdenes y tienen distintas virtudes, por ejemplo, el ángel Gabriel es el más virtuoso, el cual es encargado de transmitir la revelación a los enviados de Al-láh, también está Michael, Israfil y otros. Entre ellos hay muchos ángeles encargados de dar protección a la gente en todo tiempo y cada ángel tiene una tarea especial que debe cumplir (Ver: El mundo de los ángeles justos, Omar Al-Ashqar, (pp. 9, 12, 15, 16)).

¿Cómo se llaman los ángeles?

Hay muchos ángeles, solo Al-láh, exaltado sea, puede enumerarlos, y algunos de ellos se llaman: Gabriel, Michael, Israfil, Radwan y Malik – la paz y las bendiciones de Al-láh sean con ellos-, también están los que portan el Trono, y los guardianes que registran las obras, entre otros (Ver: El mundo de los ángeles justos, Omar Al-Ashqar, (pp. 9, 12, 15, 16)).

¿Por qué Al-láh los creó?

Al-láh, exaltado sea, creó a los ángeles para hacer el bien, son absolutamente buenos, no hacen el mal y no lo conocen, y los ángeles están originalmente en el cielo, pero debido al descenso del hombre a la tierra requirió que los ángeles descendieran para llevar a cabo ciertas tareas que Al-láh les ordenó, como la preservación, el cuidado, la observación, la comunicación, el apoyo, el pedir perdón y presenciar los lugares donde se invoca y se habla de Al-láh, entre otras tareas. También se le dice al niño que los ángeles tienen dos tareas principales: adorar a Al-láh, exaltado sea, y dirigir los asuntos del universo (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 90), ver: El mundo de los ángeles justos, Omar Al-Ashqar, (pp. 35, 52, 77), y ver: Conferencia sobre la creencia en los ángeles Dr. Muhámmad al-Juhani, (p. 53)).

¿Por qué no podemos ver a los ángeles?

Los humanos no tienen la capacidad de ver a los ángeles en sus apariencias que Al-láh los creó, por lo tanto, los ángeles toman la Las Preguntas Doctrinales de los Niños apariencia de los seres humanos para que los humanos puedan verlos y tratar con ellos, como sucedió con el ángel Gabriel, la paz sea con él, cuando tomó la apariencia de un beduino de acuerdo a la narración de la enseñanza de los asuntos de la religión (Ver: La realidad de los ángeles, Ahmad Al-Najjar, (p. 54)).

¿Quiénes son los genios?

Son una creación de Al-láh, que los creó a partir del fuego y son seres con libre albedrío donde deben cumplir las órdenes y leyes de Al-láh, una creación mortal como el resto de las criaturas. No tenemos la capacidad para poder verlos, pues Al-láh les otorgó capacidades y habilidades diferentes que las nuestras, por ejemplo, ellos pueden volar, transportarse rápidamente, tienen la capacidad de tomar distintas apariencias (Ver: El mundo de los genios y demonios, Omar al-Ashqar, (pp. 11, 12, 22)). La creación del hombre difiere de la creación de los genios, pues el hombre fue creado de barro, en cambio los genios de fuego.

¿Quiénes son más fuertes, los ángeles o los genios?

Los ángeles son una creación permanente que no mueren excepto en el día donde se soplará la trompeta. En cambio, los genios mueren antes de eso, pues el ángel de la muerte es el que toma las almas por orden de Al-láh, exaltado sea: “Al-láh toma las almas en el momento de la muerte” [Los Grupos: 42] (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 98)) Por lo tanto, los ángeles son más fuertes que los genios en este aspecto, incluso en la vida mundana, los demonios tienen miedo de los ángeles, por ejemplo, en la Batalla de Badr cuando Satanás vio a los ángeles que Al-láh envió para apoyar a los creyentes, dijo a los incrédulos: “Yo no soy responsable de lo que hacen, pues veo lo que ustedes no pueden ver, yo tengo temor de Al-láh, y Al-láh es severo en el castigo.” [Los Botines: 48].

¿Los ángeles mueren?

Sí, los ángeles son una de las creaciones de Al-láh, y todo morirá excepto Al-láh, pues Él es le Viviente y el Autosuficiente (El mundo de los genios y demonios, Omar al-Ashqar, (p. 18). Y ver: La realidad de los ángeles, Ahmad Al-Najjar, (p. 66)), Al-láh dice: “Todo ha de perecer excepto Su rostro [Excepto Al-láh] [Los relatos: 88] Así que toda la gente de la tierra morirá, y también la gente de los cielos excepto aquellos que Al-láh quiera, y nadie quedará vivo excepto Al-láh, glorificado sea, porque Él es Viviente y el Que nunca muere.

Las preguntas relaciones con la creencia en los Libros

¿Qué son los libros celestiales?

Son los libros que Al-láh reveló a Sus mensajeros, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con ellos, para transmitir el Mensaje y establecer las leyes, por lo que son una guía y misericordia para la creación para así llegar a ser felices en este mundo y en el Más Allá. Entre los libros celestiales que sabemos están: Los registros revelados a Abraham, la paz sea con él, los Salmos revelados a David, la paz sea con él, la Torá revelada a Moisés, la paz sea con él, el Evangelio revelado a Jesús, la paz sea con él, y el Corán revelado al último Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él (Ver: La creencia en los Libros, Dr. Muhámmad Al-Hamad, (págs. 4, 5)).

¿Por qué necesitamos el Corán? ¿Y por qué el Corán es el milagro eterno?

Si la máquina simple, hecha por el hombre, debe tener un catálogo, una guía que nos enseñe cómo usarla de manera óptima, entonces los humanos que son la creación de Al-láh, tienen prioridad de tener un libro de orientación y guía que les enseñe el camino del éxito, la prosperidad y la justicia en este mundo y en el Más Allá. Al-láh, exaltado sea dijo: “Acaso no lo va a saber Quién todo lo creó? Él es el Sutil, el que está bien informado.” [El Reino: 14]. Y el hecho de que el Corán es un milagro permanente, es porque el Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, es el último de los Profetas y ningún profeta vendrá después de él, por lo tanto, su milagro debe ser permanente para que la creación tenga una guía, además los desafíos que contiene deben permanecer hasta la Hora. El Corán contiene muchos milagros, de los más importantes están los milagros lingüísticos, por los cuales Al-láh desafió a los árabes quienes tienen un nivel alto de elocuencia lingüística y lengua pura, sin embargo, tanto los humanos como los genios se quedaron incapaces de producir uno como este Corán grandioso, y en esto hay una indicación de que el Corán es de fuente Divina (Ver: El Islam y los descubrimientos de la ciencia moderna, Muhámmad Al-Sayed Muhámmad, (p. 4), y ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al-Amoush, (p. 105), y ver: el milagro lingüístico del Sagrado Corán, sus pilares y manifestaciones, Dr. Hussein Al-Tartouri, Revista de las investigaciones islámicas, No. (23), (p. 225) Ver: El milagro del Corán lingüístico y la evidencia de su fuente divina, Dr. Salah Al-Khalidi, (p. 5)).

¿Por qué Al-láh no se comprometió a preservar los libros sagrados anteriores?

Ciertamente Al-láh hace lo que quiere, y tiene sabiduría y razones que nosotros solo conocemos algunas y desconocemos otras, pero las evidencias claras muestran que los libros anteriores no fueron el milagro [para el profeta que lo recibió], por lo que no es necesario que se mantienen vigentes, ya que son leyes temporales para personas específicas (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 105)).

¿Cuáles son las evidencias que prueban la preservación del Corán?

Dicha pregunta generalmente es planteada por los niños que ya están en la etapa intermedia en adelante. Por lo tanto, debemos explicarle con calma y deliberación desde el punto racional que demuestra la autenticidad del Corán y le explicamos que las cosas cuando se repiten se confirman, y cuando se extienden se conocen, y el Corán es uno de lo que fue transmitido a nosotros por una cadena continua de transmisores, es decir que fue transmitido por grupos de gente a otros grupos, los cuales es imposible que caigan en una mentira, -hecho conocido por todos, gente especializada y común-.
Y los musulmanes lo han heredado transmitiéndolo de generación en generación, estudiándolo en sus lugares de reuniones, recitándolo en sus oraciones y enseñándolo a sus hijos, hasta el punto de que si un recitador mayor llega a equivocarse en una sola letra, será corregido por los menores antes que los mayores, así que el Corán fue transmitido a nosotros sin ninguna adición, tergiversación o modificación, y si alguien llega a negar estas pruebas, llegará a rechazar otras verdades confirmadas como la existencia del Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, y sus honorables compañeros y los conocidos históricamente y esto es rechazado por todos los que razonan.
Además, Al-láh en el Corán ha desafiado a toda la humanidad y a los genios también a presentar un libro igual que el Corán, sin embargo, todos son incompetentes de alcanzarlo, y el Corán a pesar de su tamaño grande no contiene ninguna contradicción, también contiene muchos milagros en cuantos a sus historias, leyes y enseñanzas y todo ello indica que no es un libro de un ser humano, pues los seres humanos son imperfectos y sus obras sufren de errores, contradicciones y cambios, así que el Corán es un libro sagrado de fuente Divina y Al-láh mismo se ha comprometido a preservarlo (Ver: Evidencia racionales e histórica sobre la autenticidad y la preservación del Noble Corán, Centro Fatwa, Islam Web, Fecha de publicación: 21/05/2001, y ver: Evidencia de que el Corán es la Palabra de Al-láh, Muhámmad Al-Munajjid, sitio web : el Islam preguntas y respuestas, 5/11/2001).

Las preguntas relacionadas con la creencia en los Profetas

¿Quiénes son los Profetas y Mensajeros?

Son seres humanos de los hijos de Adán, Al-láh les reveló la profecía y les ordenó transmitir el Mensaje a sus pueblos, e invitarlos a adorar a únicamente a Al-láh, el primero de ellos es Adán y el último es Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con todos ellos, y son numerosos, ya que Al-láh los envió a todas las naciones de la tierra, cada uno en su época, donde en cada etapa de la historia un profeta fue enviado para llamar a su gente y guiarlos por el sendero recto.

¿Por qué Al-láh envió a los Mensajeros?

Al-láh envió a los Mensajeros como una misericordia para la gente, para orientarles y transmitirles el Mensaje de su Señor, por lo que el Mensajero es una persona bien conocida entre la gente de su pueblo, donde la gente da testimonio sobre sus virtudes antes de que reciba la revelación, ya que Al-láh ha hecho que los Mensajeros son un ejemplo visible, los cuales enseñan a la gente por medio de su comportamiento y modales, y les explican lo que es beneficioso para ellos y los mantienen alejados de lo que les perjudica.
Por lo tanto, enviar a los Mensajeros hace que la creación no tenga escusas de no haber obrado bien y seguido el camino correcto, reúne a la gente en una sola religión, que es la adoración únicamente a Al-láh, (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 123), y ver: La sabiduría de enviar a los Mensajeros, Muhámmad Al-Uthaymeen, sitio web: Tariq Al.islam). Las personas necesitan guías, que hablan su idioma para que los orienten al camino correcto de la manera correcta, es por esto que Alláh ha enviado a estos Mensajeros que hablan el mismo lenguaje de su pueblo para que les llegue el Mensaje de la manera correcta y clara.

¿Son los Profetas infalibles?

Los Profetas son seres humanos, y guardan los sentimientos y características humanas, solo que Al-láh los hizo infalibles en cuanto al Mensaje que les otorgó, los protegió de caer en todo aquello que afecta su buen comportamiento o moral para que sean buenos ejemplos para la gente, ya sea por medio de sus dichos o hechos, también para que ello no afecte su transmisión del Mensaje, pero a pesar de esto, ellos son seres humanos que pueden caer en los errores normales los cuales no afectan su Mensaje, por ejemplo, cometer el error de estimar el lugar más apropiado para el cultivo, la guerra o el momento de la predicación (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al-Amoush, (p. 131), y ver: La infalibilidad de los Profetas, Muhámmad Al-Dailami (p. 4)).

 

¿Quién es Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él?

Muhámmad es el último profeta que Al-láh envió a Su creación; hijo de Abdullah, quien a su vez fue hijo de Abdul Muttalib. Es de linaje Hashimi y Quraishíe [cuyos ancestros llegan hasta Abraham]. El profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, nació en el año 571 D.C., en la honorable Meca. Su padre murió antes de su nacimiento y su madre seis años después. Fue criado por su abuelo Abdul-Muttalib, el cual falleció cuando Muhámmad tenía ocho años, luego fue criado por su tío Abu Tálib. Fue bien conocido entre su gente como el veraz, el fidedigno [puesto que nunca mentía ni traicionaba].
Recibió la primera revelación divina cuando tenía cuarenta años, y comenzó a predicar el Mensaje de Al-láh entre la gente de su pueblo, La Meca, durante trece años, luego, cuando la persecución y los perjuicios, se hicieron tan feroces y violentos, emigró de Meca a Medina y se estableció en Medina durante diez años, donde estableció lazos de hermandad entre los migrantes de Meca y los residentes de Medina, y estableció las enseñanzas y leyes de Al-láh. El Profeta murió en el undécimo año de la migración a Medina [a la edad de sesenta y tres años], después de haber transmitido el Mensaje de Al-láh (Ver: Los fundamentos de la religión islámica, Muhámmad Al-Tuwaijri, (p. 74)).

¿Cuál es la prueba de la autenticidad del Mensajero de Al-láh, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él?

Existen muchos signos de la profecía de Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, el más importante de los cuales es el Sagrado Corán, el libro milagroso que todavía sorprende a las personas generación tras generación con sus tesoros que asombran e iluminan a la mente, así como otros signos que muestran su sinceridad: su biografía y las cualidades morales que no solo sus seguidores dieron testimonio sino sus enemigos mismos testificaron al respecto, pues lo llamaban el veraz y el fidedigno. Entre los signos de su veracidad están sus milagros que presenciaron la gente de su época y fueron transmitidos de generación a otra, también está su legislación bella y perfecta, las profecías registradas en libros sagrados anteriores, también la expansión constante del Islam en toda parte y en todos los tiempos, y sus dichos sobre las naciones anteriores y futuras (Ver: Las evidencias de la Profecía, Munqid de Al-Saqar, (págs. 4, 9, 18, 48, 105, 112, 128)).

¿Cómo fue ascendido el Mensajero de Al-láh Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, al Cielo en una sola noche?

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, hizo el viaje nocturno de Meca a Jerusalén montando una criatura llamada [Al-Buraq], y luego fue ascendido al Cielo en compañía del ángel Gabriel, la paz sea con él, y Al-láh es poderoso sobre todas las cosas, es capaz de todo, nada en la tierra o en el cielo le resulta imposible o difícil. Hoy en día vemos que el hombre a pesar de ser una criatura débil, ha podido fabricar aviones que exceden la velocidad del sonido y ha podido inventar la propiedad de transferir la imagen de forma tridimensional, haciendo así que la persona esté en más de un lugar al mismo tiempo y por supuesto Al-láh es mucho más poderoso que Su creación.

¿Por qué Muhámmad es el último de los profetas?

El asunto de enviar a los Profetas está relacionado con el objetivo de la guía y orientación, y dado que los libros sagrados anteriores eran deficientes, fueron tergiversados y distorsionados después de la muerte de los profetas que recibieron dichos libros, Al-láh por Su sabiduría envió a un Profeta y le reveló un libro sagrado perfecto que no acepta la modificación ni la tergiversación y se responsabilizó Él mismo de preservarlo hasta el Día del Juicio. Y dado que el milagro del Corán es eterno –y es un libro claro y un argumento y prueba para toda la creación- implicó lógicamente que el Profeta Muhámmad sea el último y el sello de los Profetas y Mensajeros.

¿Por qué debemos amar al profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él?

Debido a que su amor es uno de los pilares de la fe, más bien, la fe en Al-láh, exaltado sea, no será completa sino al guardar este tipo de amor, pues el amor hacia el Mensajero de Al-láh Muhámmad está relacionado y asociado con el amor hacia Al-láh, exaltado sea, porque Al-láh lo eligió de entre las personas para llevar a cabo este gran Mensaje, y por supuesto ha elegido a la mejor persona en cuanto a su linaje, moral, dichos y hechos.
Al-láh, glorificado sea, sabe quién mejor le entrega el Mensaje, y mientras lo haya elegido de entre todas las personas para esta gran tarea, es nuestro deber elegirlo mostrando amor por él sobre el resto de las personas, porque él fue quien se esforzó para que las personas conozcan a su Señor, y fue el mejor mensajero para su nación, el profeta más misericordioso para con su gente, por lo que nadie después de Alláh se preocupa por nosotros que él, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él (Ver: Nuestros hijos y el amor del Mensajero, Dr. Amani Al-Ramadi, Sitio web, Said Al-fawaid, y Ver: Amar y respetar al profeta, Abdullah Al-Khudairi y Abdul-Latif Al-Hassan (pp. 53-58)). Además de ello, ha sufrido muchos perjuicios en la causa de su llamamiento al bien, y le hacía sentir triste cuando la gente no aceptaba la invitación a creer en Al-láh, debido a su misericordia para con ellos y debido al temor de que ellos por su rechazo entrarán al fuego del Infierno. Al-láh dice al respecto: “¿Acaso vas a dejar que te consuma la pena si ellos se niegan a creer en estas palabras?” [La Caverna: 6] Por lo tanto, el Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, tiene derecho después de Al-láh a que lo amemos.

Las preguntas relacionadas con la creencia en el Último Día

¿Qué es el Último Día?

Es el día en que Al-láh resucita a las criaturas para rendir cuentas [de lo que han hecho en esta vida mundanal], y es llamado “ El Último Día” porque ya no hay un día después de este, y es llamado también “El Día del Juicio Final”, porque Al-láh juzgará a las personas y hará que rindan cuentas por lo que han hecho en este mundo, en donde los que han obrado correctamente y han mostrado obediencia a las enseñanzas de Al-láh entrarán al Paraíso y quienes hayan obrado mal y han desobedecido a Al-láh entrarán al Infierno. Además es llamado “El Día del Levantamiento”, que significa: el día en que las personas se levantan de sus tumbas en dirección al cielo para la rendición de cuentas (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 68), y ver: El último Día, Muhámmad Al-Tuwaijri, (p. 6)).

¿Cuándo es el Día de la Resurrección? ¿Y por qué fue ocultado ese día?

Nadie sabe cuándo ocurrirá el Día de la Resurrección, Al-láh, exaltado sea, dijo: “Te preguntan cuándo será la hora del Juicio Final. Pero tú [¡oh, Muhámmad!] no tienes conocimiento de cuándo será” [Los Ángeles Arrancadores: 42-45].
Y Al-láh lo ocultó de nuestro conocimiento para que nos esforcemos por trabajar y estar todos los días preparados para ese día, haciendo el bien y evitando el mal, en cambio, si el hombre supiera ese día; no se arrepentiría hasta poco antes de su fecha, y el mundo estaría lleno de corrupción más de lo que tiene hoy en día ( Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 67))

¿Qué es la rendición de cuentas?

Es el día donde Al-láh reúne a toda la humanidad, los primeros y los últimos, dijo Al-láh, exaltado sea: “Respóndeles: “Los primeros y los últimos, serán congregados en un día ya establecido”” [El Suceso: 49, 50]. Luego los hace ver sus acciones y los juzga de acuerdo a las mismas, quien haya obrado bien lo encontrará, y quien haya obrado mal lo encontrará también. Dice Al-láh, exaltado sea: “Quien haya realizado una obra de bien, tan pequeña como un átomo, la encontrará registrada. Y quien haya realizada una mala obra, tan pequeña como un átomo, la encontrará registrada.” [El Terremoto: 7-8].

¿Qué es la muerte?

Un niño de seis años o menos generalmente no puede entender el significado completo de la muerte y la resurrección, y entender que esa muerte es el fin inevitable de todas las personas por igual, pero un niño de seis a ocho años generalmente puede llegar a entender el significado de la muerte y su aplicación a todos los seres humanos, y el niño que tiene de ocho a diez años; puede comprender completamente la idea de la muerte y la resurrección completamente.

A veces el niño presencia el fallecimiento de un familiar, y esto será su primera confrontación con la muerte, y no sabemos qué sentimientos tendrá cuando escuche sobre la muerte y la tumba, en la mayoría de los casos el niño siente mucho miedo al mencionar este tipo de asuntos, así que debemos tomar la iniciativa de explicarle el significado de la muerte al niño sin mentirle y tratar de convencerlo de que la persona fallecida está de viaje – por ejemplo- y luego rápidamente entenderá la verdad. Es preferible que antes de que el niño esté expuesto a la pérdida de un familiar, mostrarle un pájaro muerto, un árbol muerto o un insecto muerto, porque esto explica claramente al niño el concepto de muerte de una manera concreta, luego tratamos de explicarle al niño simplemente que el muerto se va a vivir a otro mundo y que todos nosotros moriremos cuando crezcamos y alcancemos a todos los que murieron antes que nosotros, y viviremos con ellos en el Paraíso con el permiso de Al-láh. Es de gran importancia que el niño sepa que la muerte no significa el fin, sino que el creyente pasa hacia otra vida mejor, y el hombre malvado se transporta a donde recibirá su retribución, y cuando Al-láh toma nuestras almas no significa que Él no nos ama, sino que nos lleva a vivir cerca de Él, en maravillosos jardines que no podemos imaginar su belleza.

¿Por qué mueren algunos niños entonces?

Por lo general, los niños no hacen el mal, ni se equivocan deliberadamente, por lo tanto, Al-láh recibe a los niños que mueren con Su misericordia y los hace entrar al Paraíso, y cuando una persona muere y perece, su alma sube hacia Al-láh y entre la gente se queda su recuerdo y sus buenas acciones que ha hecho durante su vida terrenal, es por esto que la persona debe estar preparada para encontrarse con su Señor con buenas obras y cumplir con las enseñanzas de la legislación islámica ( Ver las preguntas críticas de su hijo, Abu Al-Majd Hark, (pág. 170), y ver: Su hijo y sus preguntas críticas, Shahinaz Abdel-Fattah, (pág. 77)).

¿A dónde vamos cuando morimos?

Cuando nuestro tiempo que Al-láh ha establecido para nosotros en este mundo termina, nos mudamos a la tumba, el lugar designado para los muertos, y la tumba será como un jardín de los jardines del Paraíso para aquellos que creen en su Señor y lo obedecen y hacen las buenas acciones durante su vida de este mundo, por lo que estará allí hasta que llegue la Hora (Ver: A partir de hoy no escaparás de las preguntas vergonzosas de tu hijo, Abdullah Abdul-Mu’ti, (p. 159), y ver: Mi hijo es descubridor cómo ayudarlo en sus descubrimientos, Mansour Al-Sunni, (p. 7), y ver: Cómo respondo las preguntas de mi hijo y dialogo con él, Dr. Salwa Murtada, (págs. 103-104)).

¿Pueden los muertos oír y ver? ¿Cómo respiran debajo de la tierra? ¿Comen, beben y duermen?

Sí, la persona muerta oye cuando le mandamos los saludos, le llegan nuestras súplicas, pero no respira como nosotros, porque no necesita respirar, dado que está en otra vida diferente a la nuestra vida mundana, pues la Otra Vida es diferente, comienza por el Barzaj [una barrera entre dos cosas, y es el periodo existente entre la muerte y el Día de la Resurrección], esta vida tiene otra naturaleza, no se necesita de respirar, comer, beber, dormir o trabajar, sino que es un gozo o tormento permanente (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 79)).

¿Qué es el Paraíso y qué hay en él?

El Paraíso es el hogar de la paz, es un lugar hermoso, en el cual se encuentra todo lo que uno desea y le gusta. El Paraíso es un lugar al que van las buenas personas que realizaron las buenas obras, tiene ocho puertas y muchos grados, en los que los creyentes ingresan de acuerdo a sus buenas acciones y la misericordia que reciben, por lo que la persona con muchas buenas obras [realizadas durante su vida terrenal] estará en el lugar más hermoso y más alto que la morada de la persona que se presenta con pocas buenas obras, pero todos vivirán felices, contentos y alegres.
En el Paraíso todos viviremos felices, no nos enfermaremos ni nos cansaremos, y veremos a Al-láh, al Mensajero Muhámmad y a todos los Profetas, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con ellos y con todos los que amamos. En el Paraíso tendremos acceso a todo lo que nos gusta y queremos de comida, bebida, placer y delicias (Ver: Las preguntas críticas de su hijo, Abu Al-Majd Harak, (p. 27), y ver: Preguntas vergonzosas de los niños, Aisha Al-Hakami, Red Al-Aloka, Fecha de publicación: 17/01/1343 AH, y Ver: Cómo te lo dices a tus hijos, Paul Coleman, (p. 156)).

¿Qué es el Infierno y por qué Al-láh lo creó?

El infierno es el hogar del tormento, un lugar que Al-láh ha preparado para castigar a cualquiera que obra mal y de manera injusta o perjudica a las personas y desobedezca a Al-láh y no cumple Sus mandamientos.

¿Qué pasará con los animales, irán al Paraíso o al Infierno?

Los animales son una creación hecha para el beneficio del ser humano, no tendrán ni recompensa ni castigo. En el Día del Juicio todos los animales también serán resucitados, luego Al-láh juzgará entre ellos hasta que las ovejas sin cuernos resolverán sus asuntos con las ovejas con cuernos y cuando Al-láh termina de ello les dirá que sean polvo y se convertirán en polvo (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 81) Ver: El destino de los animales en el Día de la Resurrección, Muhámmad Al-Munajjid, sitio web: El Islam: preguntas y respuestas, 31 de mayo de 2001).

Las preguntas relacionadas con la creencia de la Predestinación

¿Qué significa el Decreto Divino y la Predestinación?

El decreto divino o la predestinación es uno de los pilares de la fe, Alláh dice: “Creó a todos los elementos de la creación y facultó plenamente a cada uno de ellos para cumplir su función.” [El Criterio: 2].
Y su significado consiste en que Al-láh, exaltado sea, debido a Su amplio conocimiento ha sabido los decretos de las cosas antes de crearlas y por ende las escribió, aprobó y las creó (Ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam al- Amoush, (p. 145), ver: Protege a Al-láh y Él te protegerá, Muhámmad Al Dabisi (p. 71-72), y ver: La creencia en decreto divino y la predestinación, Dr. Muhámmad Al-Hamad, (págs. 185)).

¿Cómo Al-láh conoce lo que sucederá antes de que suceda?

Se le puede explicar al niño con un simple ejemplo sensorial: el creador del juego en el que el niño juega, sabe lo que el juego puede hacer antes de que lo haga, porque es él quien lo creó y determinó la tarea de cada detalle en este juego, sea pequeño y grande, pues él tiene amplio conocimiento que abarca de manera integral todas las capacidades y rangos de este juego.

Así mismo, Al-láh, exaltado sea, es quien ha creado el ser humano y tiene el poder sobre todas las cosas, y es de conocimiento y poder infinito y perfecto, Su conocimiento abarca todas las cosas creadas antes, durante y después de ser creadas, además Al-láh, exaltado sea, es quien creó el tiempo y el espacio, así que Él conoce lo que era, lo que es y lo que será antes de que llegara a ser.

¿Estamos obligados o tenemos libre albedrío con el cual escogemos realizar las cosas?

El hombre se ve obligado a hacer cosas, y tiene la libertad de hacer otras. Nos vemos obligados a dar a luz, a morir, a vivir cierta duración en este mundo, y obligados a aceptar nuestros padres y madres, y estamos obligados a respetar los lazos de parentesco. En cambio, tenemos la libertad de hacer las oraciones o no realizarlas, creer en Dios o rechazarlo, y a pesar de esta libertad estamos dentro del rango de la voluntad de Alláh, es decir, si Al-láh quisiera que evitemos hacer algo lo podría hacer y si quisiera que hagamos algo, también lo podría hacer, sin embargo, Al-láh decretó que cada ser humano escoja sus acciones y rendirá cuentas por lo que haya escogido, y esto es la interpretación del siguiente versículo: “Pero sepan que solo se encaminará quien quiera Al-láh, Señor del universo.” [El Arrollamiento:29]

El tema de la coacción y la elección puede ser explicado de una manera práctica en donde el educador trae un vaso de vidrio y le dice al niño: ¿Puedes tirar este vaso al suelo para romperlo? El niño responderá: Por supuesto: puedo hacerlo, entonces el educador da la iniciativa preguntándole: ¿Qué te impide de no hacerlo? El niño respondió: Esto es un error y no se debe hacer, por lo que el educador comenta: Al-láh sabe que no romperás este vaso antes de la creación del universo, porque eres un buen chico, y también sabía que el chico travieso en este caso lo romperá, así que ¿Existe alguien que te impidió de tirar este vaso? O ¿Alguien ha obligado al niño travieso a romperlo? Así mismo es el asunto de la guía y el extravío. Luego se le dice: una persona no sabe lo que Al-láh ha escrito y decretado para él, y no se requiere que nosotros sepamos lo que ya está escrito. Por el contrario, debe creer que el conocimiento de Al-láh es completo y perfecto, y parte de ello es la predestinación, y cada uno es responsable de su voluntad y del grado de cumplimiento de las órdenes y del abandono de las prohibiciones, y esto está dentro del entorno de su capacidad y voluntad (Ver: Preguntas Doctrinales de los niños y sus Respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush (pág. 156)).

¿Por qué Al-láh guiaba a algunas personas y a otras no?

Al-láh, exaltado sea, ha guiado a todas las personas, pues dice: “Y le he mostrado los dos senderos [el del bien y el del mal]” [La Ciudad:10] Y esta guía consiste en que Al-láh le explicó y le mostró el camino recto, para que la verdad se vuelva clara y evidente y la falsedad también se haga evidente, y luego Al-láh ha dado a las personas la libertad de elegir por cual camino van; hay quienes eligen el camino correcto y hay quienes eligen el camino incorrecto (Ver: Preguntas Doctrinales de los niños y sus Respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush (pág. 156)).

¿Si Al-láh ya escribió antes de la creación del universo que algunos de nosotros pecarían y extraviarían, ¿Por qué nos castigaría?

Este tipo de conocimiento es de naturaleza divina, es decir que los humanos no saben nada al respecto, y lo que saben son meras sospechas, delirios e ignorancia. Por lo tanto, una persona es responsable de lo que hace en su vida mundana y rendirá cuentas solo por ello. Y nadie conoce lo oculto y escrito por Al-láh hasta que nosotros acabamos de realizarlo, es decir que la predestinación es una prueba de lo que hemos hecho y no de las que vamos a realizar, también se le dice al niño que Al-láh ha escrito para ti los asuntos de tu vida de este mundo terrenal … entonces, ¿Por qué haces solo lo que te beneficia y dejas de hacer lo que es perjudicial para ti teniendo en cuanta de que todo ya fue escrito?
Y se puede darle un ejemplo: si una persona quiere viajar a un país, y para llegar a este país uno tiene que pasar por una de las dos rutas, una de las cuales es segura y la otra no, ¿Qué camino va a elegir? Por supuesto, elegirá la primera opción, la ruta segura, así mismo, el trayecto para la vida del Más Allá, la persona debe elegir el camino correcto y seguro para llegar al Paraíso, por medio de cumplir las órdenes de Al-láh y alejarse de las prohibiciones.
Y si el decreto divino fuera un pretexto para alguien, no podremos detener a los criminales por ejemplo, ya que dirían que todo ya fue escrito (ver: La creencia en decreto divino y la predestinación, Dr. Muhámmad Al-Hamad, (págs. 130-134)), es por esto que el ser humano debe ser satisfecho y entregarse a Al-láh, pues dijo Al-láh: “Él no es interrogado por lo que hace, a diferencia de Sus siervos que sí son interrogados.” [Los Profetas: 23].

¿Por qué Al-láh nos creó? ¿Cuál es el origen del universo? ¿Por qué creó a los animales?

Al-láh, exaltado sea, dijo: “No he creado a los genios y a los humanos sino para que me adoren.” [Los Vientos: 56] Así que Él nos creó con un propósito que nos beneficia a nosotros, que es la adoración a Al-láh, e hizo que los resultados en la vida del Más Allá dependen de las acciones realizadas en este mundo. Los rectos les corresponderá el Paraíso, y a los malos les corresponderá el Infierno. El universo entero es creado por Al-láh, fue creado con precisión y sabiduría, creó a los cielos, la tierra, puso los planetas y las estrellas como signos y decoraciones en el cielo, creó el sol para darnos calor y energía, y para contribuir en la formación y crecimiento de las plantas y en la eliminación de gérmenes. Y Al-láh, exaltado sea, ha creado a los animales para el servicio del ser humano, para comer de su carne y darle muchos servicios como por ejemplo le sirven de montura. Dice Al-láh: “Al-láh creó a los caballos, las mulas y los asnos como montura y para que se luzcan con ellos. Y creó muchas cosas que no conocen.” [Las Abejas: 8]
Así que preparar la tierra para que sea habitada y crear estas cosas antes de la creación del hombre … es una honra por parte de Al-láh para el ser humano específicamente, y al mismo tiempo todas estas cosas creadas glorifican a Al-láh, exaltado sea, es decir que adoran a Al-láh a su manera. Dijo Al-láh, exaltado sea: “No existe nada que no Lo glorifica con alabanzas, aunque ustedes no puedan percibir sus glorificaciones. Él es Magnánimo, Perdonador.” [El Viaje Nocturno: 44]

¿Juzgará Al-láh a la gente que no recibieron un mensajero?

Estarán también juzgados, dado que Al-láh, exaltado sea, les ha dado la capacidad de razonamiento, por lo que Al-láh los pondrá a prueba en el Día de la Resurrección y les ordenará y si obedecen entrarán al Paraíso, caso contrario entrarán al Infierno.

¿Por qué existe la maldad?

Este mundo es una morada de aflicción y pruebas, y es el primer capítulo de una novela o narración de dos capítulos, y el Último Día es la morada de la rendición de cuentas, la retribución y devolver los derechos a su gente, y es el segundo capítulo de dicha novela o narración, y para esto; la existencia de los malvados que no son sometidos a castigos en este mundo es solo una prueba y no significa que este asunto llegó a su fin, porque ciertamente todos resucitarán el Día de la Resurrección para que cada uno reciba su retribución. Dice Al-láh, exaltado sea: “Quien haya realizado una obra de bien, tan pequeña como un átomo, la encontrará registrada. Y quien haya realizado una mala obra, tan pequeña como un átomo, la encontrará registrada.” [El Terremoto: 7,8] .

 

¿Por qué Al-láh creó a los malos?

Al-láh, exaltado sea, creó a las personas y les dio la libertad de elegir hacer el bien o el mal, tú puedes ser cortés, y puedes ser descortés, pero tienes que responsabilizarte por los resultados, y esto es una bendición y sabiduría de Al-láh, porque las personas malas pueden ser buenas y nuestro papel es ayudarlos en ello. Y si se negaron e insistieron a cometer los malos actos, nuestro deber será evitar que su maldad perjudica a la gente, para que Al-láh, exaltado sea, nos ame y nos recompense. Ciertamente Al-láh ha creado todas las cosas en esta vida y la consideró como una morada de pruebas. Dice Al-láh, exaltado sea: “Él es quien creó la muerte y la vida para probarlos y distinguir quien obra mejor.” [El Reino: 2] Y parte de las pruebas está la existencia de la maldad por medio de los demonios y los pervertidos de los hijos de Adán (Ver: Preguntas Doctrinales de los niños y sus Respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush (pág. 155)).

¿Por qué algunas personas nacen con cierto tipo de deformación o discapacidades?

Estas personas Al-láh los pone a prueba y los aflige con imperfecciones y enfermedades para aumentar sus recompensas si son pacientes, y para que Al-láh nos recuerde la gracia que nos otorgó al crearnos a la mayoría de nosotros sanos y por ende le agradecemos por ello, y nos recuerda nuestra debilidad frente a Sus habilidades y poderes para que no nos volvamos arrogantes, sino para que actuemos con humildad y nos ayudemos mutuamente, y después del Día del Juicio, aquellos que hacen el bien vivirán sanos eternamente gozando de las delicias de los jardines del Paraíso – si Al-láh quiere – (Ver: Respuestas a múltiples dudas, Centro de Fatwa, Islam Web, 6/7/2007).

¿Por qué existen personas ricas y otras pobres? Y ¿Por qué algunos malos viven en palacios y otros buenos en chozas?

Todo lo que hay en la vida mundana de sustento es de Al-láh, exaltado sea, y Él con ello pone a pruebas a Sus siervos, así que a veces le da a la buena persona un buen sustento para probar su bondad con los demás y en otras ocasiones le priva del mismo para probar su paciencia, su resistencia ante las tentaciones del robo y de la envidia, y cada vez que la buena persona vive en esta vida temporal con paciencia, se le multiplica su recompensa el Día del Juicio Final. En cuanto al hombre que se le fue otorgado sustento abundante y no daba a los demás y los trataba mal, será castigado por ello en el Día del Juicio Final, porque no apreciaba la gracia que Al-láh le otorgó.
Y también podemos decirle que Al-láh creó a las personas en diferentes grados, entre ellos están los pobres y los ricos, para que los ricos muestren misericordia y humildad hacia los pobres y para que los fuertes ayuden a los débiles. Y parte de la sabiduría de Al-láh, está haber decretado que la gente difiere entre sí en todo sentido, sus idiomas son diferentes, sus colores, sus razas y costumbres, hay gente activa y otra perezosa, gente bondadosa y otra egoísta y tacaña, son de diferentes niveles en cuanta a la riqueza y bienes materiales; entre ellos está el pobre y el rico, y todos ellos están bajo pruebas. .

La riqueza es una prueba y la pobreza también, el rico está puesto a prueba para ver si ayudará con su dinero a los necesitados y pobres, y el pobre también está puesto a prueba para ver si va a tener paciencia, si va a esforzarse para trabajar y buscar el sustento, si va a aceptar sobornos, si va a robar o no, y todo esto son pruebas que Al-láh decreta para la gente, sin embargo hay una garantía por parte de Al-láh para las dos partes: que el sustento proviene de Él, y que la riqueza y la pobreza no impiden de entrar al Paraíso o al Infierno, por lo que cada uno es juzgado de acuerdo con lo que posee, y si las personas fueran una sola clase rica, no se servirían mutuamente y nadie se necesitará de nadie. Dice Al-láh, exaltado sea:“Para que así se sirvan y beneficien unos a otros.” [Los Adornos:32]
Es decir, para que cada uno ayude y sirva al otro y así circula el ciclo de la vida, en cambio si la gente fuera de una sola clase, el ciclo de la vida se detiene (Ver: Los educadores y las preguntas de los niños, Nawal Al-Khalifa, (p. 96), y ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al- Amoush, (p. 160)).

¿Por qué nos enfermamos? Y ¿Por qué la gente sufre de calamidades?

Al-láh prueba a cada ser humano, ¿Si actúa con paciencia ante la enfermedad o se enoja? Y Al-láh, exaltado sea, recompensa a los que mantienen la paciencia una gran recompensa, en donde el creyente se alegrará por ella en el Día de la Resurrección. Las enfermedades, las calamidades y los dolores son parte de lo que Al-láh ha decretado para Sus siervos, en los que eleva nuestros grados y recompensas y purifica nuestros corazones y nuestra moral de la vanidad, la soberbia y la arrogancia, y por medio de los mismos el creyente se acerca a su Señor haciendo súplicas y actúando con paciencia, por lo que su fe y recompensas aumentan y llega a ser amado por su Señor, además sirvan para que el hombre valore la bendición de la salud y el bienestar.
También se le puede dar un ejemplo, y le decimos que ¿Para qué fue fabricado por ejemplo el carro? Para que recorra ¿verdad? Entonces ¿Por qué la empresa fabricante puso los frenos? ¿Acaso esto no contradice su movimiento? El uso de frenos es necesario para su seguridad, el automóvil está hecho para viajar, recorrer distancias y los frenos lo detienen en el momento adecuado para que no se perjudique el conductor, así mismo Al-láh nos ha creado para hacernos felices llevando a cabo ciertos actos de adoración a Él y agradeciendo Sus bendiciones sobre nosotros, y ha creado las calamidades y dificultades para hacer recordar al negligente su misión por la cual fue creado, para que se despierte de su negligencia y regrese a su Señor, le pida perdón, actúe con paciencia y anhele Su recompensa (.

¿Es Al-láh quien creó los animales e insectos dañinos?

Al-láh es el Creador de todo, y Él es el Señor de todas las cosas. Él creó a estas criaturas con Su poder y sabiduría, pues Él es el Sabio, el Omnisciente, sabe de sus asuntos lo que no sabemos, porque nuestro conocimiento que Al-láh nos enseñó es muy pequeño en relación al conocimiento y la sabiduría de Él. Al-láh, exaltado sea, dice al respecto: “No se les ha permitido acceder sino a una pequeña parte del inmenso conocimiento de Al-láh.” [El Viaje Nocturno: 85]
Nosotros no podemos conocer toda la sabiduría y los fines para los cuales Al-láh creó estos animales. Pero parte de la sabiduría que encierra la creación de tales criaturas es poder visualizar la precisión de la obra de Al-láh en cuantos a Su creación y gestionar los asuntos de la misma, pues a pesar de sus cantidades inmensas, Al-láh las sustenta a todas, y de la misma manera, Al-láh, glorificado sea, por medio de este tipo de creación pone a pruebas algunas personas y recompensa con bien a quien recibe algún daño causado por estas criaturas.
También se ve la valentía de quienes las matan, así como la debilidad del hombre, su incapacidad al sufrir y enfermar debido a un daño causado por una criatura que es muy inferior a él. Además, se conoce en los campos medicinales y experimentales que de estas creaturas se extrae una serie de medicamentos beneficiosos, a partir por ejemplo del veneno de las serpientes y otros animales similares se extrae muchos medicamentos, también se conoce que la serpiente come a los ratones de los campos que corrompen los cultivos agrícolas, y muchos de estos animales dañinos son alimentos para otros animales beneficiosos, y de esta manera se constituyen para mantener el equilibrio existente en la naturaleza y el medio ambiente que Al-láh ha creado de forma precisa (Ver: Las preguntas críticas de su hijo, Abu Al-Majd Hark, (p. 31), y ver: La sabiduría de crear animales dañinos, Muhámmad Al-Munajjid, Islam pregunta y respuesta, Fecha de publicación: 6/26/1999).

¿Por qué tengo que rezar cinco veces durante el día y la noche?

Los actos de adoración que Al-láh ha prescrito para nosotros son medios para purificar el alma del creyente y para elevar su espíritu, y en realidad es un esfuerzo muy pequeño que se hace para lograr de ello muchas bendiciones (Ver: La Fe y La Vida, Dr. Yusuf Al-Qaradawi, (p. 6)), dado que la oración incluye la recitación del Corán, el recuerdo de Al-láh y la súplica, y combina las partes y cualidades de la sumisión [a Al-láh] en el sentido más completo, se vuelve un acto de adoración mejor que toda lectura, recuerdo y súplicas realizados de manera separada, así que debido a la combinación de todo ello y las cualidades de sumisión a Al-láh se realiza cinco veces diarias (Ver: Al-Wabel Al-Seib, Ibn Al-Qayyim, (p. 234)).

porque cuando están en oración realmente están en comunicación con Al-láh, piden de Él lo que desean y Él les responde, además nosotros oramos porque Al-láh nos ha ordenado hacerlo, y nosotros siempre amamos hacer lo que Al-láh nos ordena, porque Él es nuestro Creador y Sustentador, y porque Él merece ser adorado por lo que nos ha dado de Sus innumerables bendiciones, Al-láh dice: “Si intentaran contar las bendiciones de Al-láh no podrían enumerarlas.” [Las abejas: 18]
Esta adoración es una expresión de nuestro amor y nuestra gratitud a Al-láh, exaltado sea, y es un reconocimiento de nuestra necesidad de Él, para que preserve nuestro bienestar y nos ayude a hacer el bien y nos aleje del mal, y Al-láh, exaltado sea, no necesita de nuestras adoraciones, porque es rico y autosuficiente, no nos necesita ni a nuestros actos. Los actos de adoración son una orden de Al-láh, la cual decretó realizarlos de acuerdo al ejemplo enseñado por Su profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh de él, y este es el significado de los dos testimonios de fe, adorar a Al-láh de la manera enseñada por Su Mensajero, así como estos actos de adoración son una forma de obtener grandes recompensas, las cuales conducen al Paraíso, pues Al-láh ha decretado que las recompensas sean otorgadas debido a los actos realizados, es por esto que el Paraíso es valioso y necesita un gran precio, el cual es la obediencia (Ver: Preguntas críticas de su hijo, Abu Al-Majd Hark, (p. 32), y ver: Los educadores y las preguntas de los niños, Nawal Al-Khalifa, (p. 35), y ver: Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al-Amoush (págs. 148, 151)).

Supliqué en mis oraciones para que creciera rápidamente, ¿Entonces por qué Al-láh no me respondió?

La súplica tiene etiquetas que uno debe tomar en cuenta, y una de ellas es respetar las reglas, costumbres o las leyes que Al-láh, exaltado sea, ha establecido para gestionar este mundo, nosotros le pedimos a Al-láh, exaltado sea, y Él elige el bien para nosotros, pues cuando le pides a tu padre que juegues en bicicleta en la carretera, él se niega, porque él te ama y cree que el incumplimiento de tu solicitud es mejor para ti.
Al-láh exaltado sea, es muy generoso y parte de Su generosidad es haber decretado tres condiciones para nuestra súplica: la primera: que Al-láh nos responda y así logramos lo que pedimos, y la segunda: que Al-láh nos proteja de una calamidad que nos sucedería, y la tercera: que Al-láh la guarde para el Día de la Resurrección para que logremos el Paraíso, una recompensa mucho mejor de lo que pedimos (Ver: Preguntas críticas de su hijo, Abu Al-Majd Hark, (pág. 35), y ver: Desde hoy no podrá escapar de las vergonzosas preguntas de su hijo, Abdullah Abdul-Mo’ti, (pág. 111)).

¿Por qué no soy tan bonita como mi amiga?

Al-láh creó cada uno en una forma propia que lo destaca de los demás y todo lo que Al-láh creó es bueno. Al-láh dice: “ He creado al ser humano con la mejor conformación.” [La Higuera: 4], Y cada persona se distingue de los demás y tiene una forma única, y quien Al-láh lo creó tan hermoso, debe agradecer a Al-láh más, y el que no es así debe aceptar y estar satisfecho, y quien agradece y es paciente obtendrá recompensas inmensas (ver: Los educadores y las preguntas de los niños, Nawal Al-Khalifa, (p. 95)).

¿Si Al-láh nos ama, por qué nos pasan cosas malas?

distinga entre el bueno y el malo, y Al-láh también lo hace para que el ser humano esté siempre cerca de Al-láh, vuelva y recurra a Él, exaltado sea. Al-láh pone a pruebas a todos sin excepción, pone a pruebas a amados y rectos para elevar sus grados y recompensas y para que sean un ejemplo para los demás, para que así la gente tenga paciencia y siga el ejemplo de ellos, y es por eso que el Profeta dijo: “La gente más expuesta a pruebas son los Profeta y luego los que los siguen en cuanto a su fe y así sucesivamente” (Recompilado por Al-Abani en Sahih al-Yami’ (992)). Así que Al-láh pone a la gente a pruebas de acuerdo a su fe y firmeza en la religión, y es por eso que Alláh afligió a los profetas con grandes pruebas y dificultades, algunos de los cuales fueron asesinados, otros fueron perjudicados, y otros profetas se enfermaron gravemente como por ejemplo el Profeta Job. Y nuestro Profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones de Al-láh sean con él, fue perjudicado mucho tanto en Meca como en Medina, y a pesar de ello, tuvo mucha paciencia. Así que la gente piadosa y religiosa está expuesta a pruebas según su fe y piedad (Ver: ¿Cómo se lo dice a sus hijos, Paul Coleman, (p. 156), y ver: Si Al-láh ama a un siervo, lo pone a pruebas, ¿es esto verdad ?, Ibn Baz, el sitio del Imam Ibn Baz). Luego se debe establecer en el alma del niño que Al-láh hace lo que quiere y decreta lo que quiere, y que a Al-láh, exaltado sea, no se le cuestiona porque Él es el Gobernador y el Más Justo. 

Estas son las preguntas más frecuentes, y damos la bienvenida para los que quieran contactarnos por el correo electrónico para pedir respuestas a otras preguntas o sugerir mejores modelos de respuestas (Contacto).

Botón volver arriba