Introducción a las Respuestas

EEll CCreadror eha ahecdho qoue ral niño por naturaleza le guste plantear preguntas, para proporcionarle a su mente la cantidad que sea posible de conceptos e información, y la etapa de la infancia se considera la etapa de cuestionamiento, donde la mayoría de las conversaciones del niño son preguntas (Ver: La fundamentación de la mentalidad del niño, Dr. Abdul Karim Bakkar, (10)).

los niños sienten que no saben nada sobre las cosas que los rodean, y debido a que la ignorancia genera miedos, los encuentras ansiosos por aprender con todas sus fuerzas, por lo que vemos que un niño en su tercer año de vida plantea decenas de preguntas a sus padres y hermanos mayores todos los días, no hay duda de que sus respuestas lo afectan e influyen en él y por esto vemos que sus preguntas pasan de un nivel a otro, pues la evidencia de ello es el hecho de cambiar la forma de la pregunta y los temas cuestionados que el niño pregunta al respecto de manera constante (Ver: Las Diez Reglas (las reglas más importantes para criar a los niños), Dr. Abdul Karim Bakkar, (p. 33)).

Siempre se los escucha a los niños decir ciertas palabras de manera constante como: ¿Qué? ¿Dónde está ubicado? ¿Cómo fue? ¿De dónde vino? ¿Qué es esto? ¿Sabes? Él quiere saber todas las cosas que le interesan, y quiere entender las cosas que ve y escucha al respecto, y a veces entiende la respuesta y a veces no, y en ciertas ocasiones presta atención suficiente para entender la respuesta y en otras no (Ver: La fundamentación de la mentalidad del niño, Dr. Abdul Karim Bakkar, (16)).

El niño se distingue por la curiosidad, y esto es relativo a su ambiente, es decir que la curiosidad del niño puede ser intensa de acuerdo a las circunstancias del entorno en el que vive, y de acuerdo a las oportunidades que tenga disponibles, y es por esto que nos quedamos sorprendidos si hacemos una comparación entre nuestras preguntas en nuestra infancia y las preguntas de los niños en la actualidad, debido a la diferencia en cuanto al tiempo, lugar y progreso científico.

No hay duda de que el método educativo utilizado por los educadores afecta claramente la amplitud o la disminución de la cantidad de las preguntas de los niños, ya que el educador que les brinda la oportunidad de preguntar y recibe con gusto sus preguntas, este educador podrá sentir lo que hay en lo más profundo dentro de ellos, en cambio, el educador que no aguanta sus preguntas, las rechaza o no las tolera no encontrará a nadie que le plantee algún cuestionamiento (Ver: Las Preguntas doctrinales de los niños y sus respuestas, Dr. Bassam Al-Amoush (P. 11)).

Y aunque estamos de acuerdo en que no es aceptable y correcto que los niños se informen sobre todo siendo pequeños, sin embargo, es importante que los niños no sienten miedo al preguntar sobre las cuestiones que afectan sus vidas, o sienten que no son confiables o que nadie les presta atención, sino que deben sentir mucha tranquilidad y comodidad al hablar con sus familiares (Ver: Las Diez Reglas (las reglas más importantes para criar a los niños), Dr. Abdul Karim Bakkar, (p. 36)).

Las razones por las cuales

los niños preguntan abundantemente

Las razones más importantes que hacen que un niño tenga muchas preguntas se resumen en lo siguiente:

  • El deseo del niño de explorar y descubrir considerándolo un medio para satisfacer las necesidades de su desarrollo mental (Ver: El niño y el deseo de explorar, Omar Al-Saba’a, sitio: Mufaqirat Al-Islam, Fecha de publicación: 1/5/2012 AD, y ver: Estudios en en el deseo de la curiosidad, creatividad e imaginación, Dr. Shaker Abdul Hamid y Abdul Latif Khalifa, (p. 33)).
  • La necesidad de los niños de comprender todos los fenómenos y cosas que los rodean.
  • La preocupación y el miedo que tienen de las cosas, debido a la falta de experiencia previa, por ejemplo: el niño tiene miedo de los animales, aunque si no lo atacan, por lo tanto, pregunta sobre ello constantemente para sentirse seguro.
  • El crecimiento de la capacidad lingüística de los niños, cuando pregunta una vez tras otra, no es porque le gusta escuchar la respuesta sino por el deseo de practicar el idioma y mostrar sus habilidades y su necesidad de la participación social.
  • Tener la oportunidad para participar y expresar sus emociones en una comunicación entre padres e hijos.
  • Desarrollar la confianza del niño en sí mismo y en sus padres, y desarrollar su autoestima (Vergonzosas preguntas de los niños y cómo responderlas, Dr. Mustafa Abu Sa’ad, desde su página en (Facebook), publicado el: 23/05/2014, y ver: Sobre la Jurisprudencia de la Educación y la Curiosidad del saber, Dr. Abdul Rahman Zakir, sitio: El arte de la vida, 7/7/2014).
La naturaleza

de las preguntas de los niños

Para comprender bien las preguntas del niño, debemos distinguir entre las preguntas intelectuales y lingüísticas y las preguntas psicológicas, ya que en el primer tipo el niño trata de saber algo o decir algo, mientras que en el segundo tipo la tranquilidad psicológica es la motivación de la pregunta o solo el deseo de tener una respuesta.
Es importante enfatizar un hecho básico que consiste en que las preguntas son relativas, es decir que no podemos valorar las preguntas, comprenderlas o identificar su significado solo por medio de entender el contexto, la situación que le llevó al niño a preguntar, entonces la pregunta no tiene valor en sí misma, sino que deriva su valor e importancia de la naturaleza de la situación que lo rodea y sus circunstancias.

Las preguntas de los niños tienen tres importantes funciones formativas:

  • Lograr el equilibrio psicológico del niño. La mayoría de las preguntas del niño son hechas debido al desarrollo psicológico.
  • El pensamiento deductivo, donde el niño trata de alcanzar nuevos conocimientos, recurriendo a la información disponible sobre la cual construye su conocimiento o los vincula.
  • Conocer el entorno que lo rodea y los asuntos importantes de la vida diaria, como los valores, modales y comportamientos que se encuentran dentro del marco cultural y social en el que vive el niño (Ver: Preguntas del niño y su relación con el desarrollo de las habilidades mentales y sus perspectivas para el niño, Hussein Sibahi, Sitio: Al-Alokah, Fecha de publicación: 12/12 / 1432H).
Tipos

de preguntas de los niños

Es útil tratar de clasificar las preguntas que hacen los niños, ya que las respuestas difieren según su categoría. Las preguntas de los niños se pueden clasificar en las siguientes categorías:

  • Preguntas de naturaleza lingüística: como: ¿Por qué las cosas se llaman así? ¿Por qué no cambiamos los nombres? ¿Por qué no inventamos otro idioma?
  • Preguntas existenciales: entre ellas: ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Cómo nacen los niños? ¿Qué significa la muerte? ¿Qué hay del universo? ... etc.
  • Preguntas de rebeldía: se centran en una idea: ¿Por qué no se permite a los niños asuntos que son permitidos para los adultos? Y son realizadas para poder imitar a los adultos y no para tener respuestas.
  • Preguntas de prueba: Son preguntas que los niños hacen para evaluar las habilidades de los familiares y criticar lo que ven de su debilidad, y generalmente se combinan con las comparaciones con los familiares de sus compañeros del niño, y estas preguntas a menudo giran en torno a las capacidades financieras y físicas de los familiares.
  • Preguntas de ansiedad infantil: los niños a menudo hacen preguntas que compensan sus crecientes sentimientos de preocupación. Entre las preguntas de ansiedad más frecuentes que tienen los niños están las preguntas sobre la ausencia de un padre u otras manifestaciones de abandono.
  • Preguntas de exploración corporal: Lo primero de las preguntas que el niño hace a manera de exploración son: Preguntas relacionadas con las diferencias físicas de ambos géneros.
  • Esta clasificación puede ayudar a los padres a comprender los antecedentes de la pregunta planteada por sus hijos, pues los niños no hacen la pregunta por preguntar, sino que la formulan en un intento de entender (Vergonzosas preguntas de los niños y cómo responderlas, Dr. Mustafa Abu Sa’ad, desde su página en (Facebook), fecha de publicación: 23/05/2014).

¿Por qué los padres ignoran las preguntas de los niños?

El descuido de las preguntas de los niños, y a veces ser molestos al ser preguntados, no solamente se debe a la falta de conocimiento de los padres o que la pregunta no es de importancia, tampoco es debido a la ignorancia de su papel psicológico y educativo, sino además de lo mencionado es debido a otras razones, entre las más importantes están las siguientes:

  • Que el adulto siente que la pregunta del niño es extraña o insignificante, lo que hace que no le preste atención y los hace olvidar los derechos de los niños, pues ellos piensan de su manera, forma simple y clara. Sin embargo, los adultos se olvidan que el niño plantea su pregunta insignificante con el deseo verdadero de adquirir conocimiento o explorar el mundo que lo rodea, además lo hace para recuperar su equilibrio psicológico en caso que lo ha perdido en alguna situación o circunstancia.
  • La conciencia de los adultos de la dificultad de la pregunta que hace el niño, cuando la pregunta está relacionada con uno de los aspectos prohibidos ya sean sociales o morales dentro de un determinado marco cultural, donde no está permitido abordarlos sino al tener una cierta edad. Así que las preguntas difíciles y vergonzosas de los niños causan una vergüenza ajena en los adultos y los deja en dudas y es por esto que los adultos deben prepararse bien para poder proporcionar una correcta respuesta para este tipo de preguntas.
  • A veces, las preguntas frecuentes de los niños se consideran otra causa de la negligencia presentada por los adultos, y si los adultos se dan cuenta de la importancia de las preguntas de los niños desde un punto de vista psicológico, tendrían otra posición, y ayudarían a animarlos de manera constante para que planteen sus preguntas con tranquilidad, como si estuvieran pensando con una voz audible.
  • Entre las razones por las cuales los adultos no prestan atención a las preguntas de los niños es porque algunas de estas preguntas son implícitas y no son directas.
  • Es posible que los padres no contesten a las preguntas de sus hijos debido a su ignorancia en lo que sus hijos quieren saber, por lo tanto, los recomendamos que deban buscar e investigar sobre las respuestas y responder a sus hijos sincera y honestamente (Ver: Preguntas del niño y su relación con el desarrollo de las habilidades mentales y sus perspectivas para el niño, Hussein Sibahi, sitio web: Al-Alokah, Fecha de publicación: 12/12 / 1432H.).
  • Que las preguntas de los niños exceden sus habilidades mentales, es decir que son preguntas que requieren respuestas abstractas y complejas, por lo que los padres comienzan a pensar en cómo el niño llegó a esta pregunta (Vergonzosas preguntas de los niños y cómo responderlas, Dr. Mustafa Abu Sa’ad, desde su página en (Facebook), fecha de publicación: 23/05/2014.), y se olviden de responderla.
¿Por qué los padres ignoran las preguntas de los niños?

La obligación de los padres es proporcionar respuestas correctas a las preguntas de los niños, así como deben crear los medios para la discusión y el diálogo sobre las preguntas de sus hijos con respecto a cuestiones de fe, y ayudarlos para que expresen sus ideas sobre la religión para así hacerles sentir tranquilidad, convicción y una comprensión correcta de la religión para que mantengan su equilibrio religioso, lejos de la negligencia o la exageración (La Psicología del ciclo de vida, Omar Al-Mufdi, (p. 432)), y los padres no tienen que saber todas las respuestas correctas a las preguntas religiosas del niño, pero al menos deben explicar los pilares de la creencia a sus hijos para que crezcan teniendo una fuerte fe en Al-láh (¿Cómo se lo dices a tus hijos? Paul Coleman, (pág. 155), y vea: La doctrina de los niños musulmanes, Hayam Mahmoud, (pág. 56))

Y que hermoso es cuando los padres delegan a su hijo mayor registrar las preguntas del niño, que en la mayoría de los casos le gustará llevar a cabo esta tarea, especialmente cuando ve que sus padres le estimulan e incentivan, y a veces la considera aún un pasa tiempo. De esta manera, por un lado, inculcamos en los hijos mayores el valor de las preguntas en general y para que ellos también tengan el valor de expresar sus preguntas.

Además, inculcamos en ellos el cuidado y la atención a las preguntas de sus hijos en el futuro cuando se conviertan en padres y madres y, por otro lado: tendremos una lista de preguntas que nos ayudan como guía en la búsqueda de sus respuestas y para tener una idea de las preguntas de sus hermanos y hermanas que vendrán después de él y así estar listos y preparados, y cuán feliz será el niño cuando comenzamos respondiendo una de sus preguntas anteriores.

Prestar atención y proporcionar una buena respuesta influye en la relación de los padres con sus hijos en gran medida, si Al-láh permite, y hace que los padres llegan a ser la primera fuente confiable de información para los niños a lo largo de sus próximos años en vez de recibir la información de otras fuentes no confiables especialmente en la etapa de su adolescencia (Ver: Su hijo en su cuatro y media, Hani Al-Abdulqadir, sitio: el musulmán, fecha de publicación: 01/10/1428 AH).

Aquí hay un punto al que los padres deben prestar atención, que es: la necesidad de diferenciar entre dos tipos de las preguntas de los niños, la primera: las preguntas urgentes que el niño siempre repite, y a veces las hace a más de una persona de su hogar, y a veces de esta misma pregunta surgen otras preguntas.

La segunda: las preguntas ocasionales que si por ejemplo conversamos con él sobre otro tema le hace olvidar la pregunta. El primer tipo de preguntas no es parte de la sabiduría ignorarlas, así que se debe esforzar para contestarlas o buscar a alguien que sabe responderle de manera apropiada, y en esto hay una dimensión educativa importante, y en cuanto a las preguntas ocasionales, no hay nada de malo en pasarlas, especialmente cuando la pregunta está relacionada con asuntos que el niño no puede asimilar la respuesta.

Los principios para

tratar las preguntas infantiles

Existen una serie de principios y valores que los padres deben tomar en cuenta al responder las preguntas de los niños, y entre ellos:

  • El respeto:Los padres que escuchan las preguntas del niño lo hacen sentir que comparten sus preocupaciones, lo respetan y aprecian, y esta participación restaura al niño su equilibrio psicológico y tranquilidad, y pronto sentimos el tono de su confianza en sí mismo, la precisión al hacer la pregunta y la secuencia lógica en el desarrollo del diálogo.
  • La confianza y seguridad:Los padres deben buscar la precisión en las respuestas que brindan a sus hijos a través de un vocabulario conocido y familiar para ellos, y simplificar la información en su marco científico correcto. La autenticidad de la respuesta significa que al final del asunto se logra un estado de estabilidad, confianza y seguridad psicológica.
  • El principio de abordar los motivos particulares de los niños:Se hace referencia a las razones que surgen del contexto de la situación en la que viven, por ejemplo: un niño que se siente ansioso y molesto por el nacimiento de un nuevo niño en la familia, así que pregunta diciendo: ¿De dónde salen los niños? Su problema no puede ser solucionado con la mera respuesta científica, sino que se necesita abordar el motivo real que lo impulsó a hacer esta pregunta y prestarle una atención especial (Ver: Preguntas del niño y su relación con el desarrollo de las habilidades mentales y sus perspectivas para el niño, Hussein Sibahi, sitio web: Al-Alokah, Fecha de publicación: 1/12 / 1432H).
    Lo que los adultos hacen mejor por los niños pequeños es ayudarlos iluminando sus mentes y pensamientos, no solo a través de historias, cuentos y conocimientos correctos, sino también entrenándolos para meditar, dar propuestas y acostumbrarlos a no estar satisfechos con el conocimiento superficial de las cosas, sino que pensar más profundo de lo que parece (La fundamentación de la mentalidad del niños, Dr : Abdulkarim Bakkar, (P. 78)), y deben interactuar de manera positiva, discutir de forma constructiva y tener diálogos significativos e intercambio mutuo de opiniones (Un programa propuesto para capacitar a las maestras de guardaría para responder preguntas científicas vergonzozas entre los niños, A. Dr. Maher Sabry, (p. 7)), y ellos mismos [los adultos] deben hacer preguntas que estimulen el pensamiento de los niños.

Se puede proporcionar una respuesta a las preguntas infantiles de manera más amplia, ya que los padres pueden preguntarle al niño, o sugerirle que haga la pregunta durante una reunión familiar. Luego deja espacio para que todos participen en la respuesta siempre y cuando la pregunta es normal y no es profunda o sensible, pero es muy importante que los hermanos mayores del niño no le choquen burlándose de él o actuando con sarcasmo debido a la ingenuidad de la pregunta, y si llega a pasar algo como esto, el padre debe estar en el partido del niño, alabando y elogiando la valentía del niño e indicando nuestra necesidad de hacer preguntas, recordando el dicho de Al-láh, exaltado sea: “No se les ha permitido acceder sino a una pequeña parte del inmenso conocimiento de Al-láh [El Viaje Nocturno: 85].

Por medio de la respuesta colectiva alcanzamos un conjunto de objetivos:

La formación

por medio del diálogo

El método apropiado para los niños en el proceso formativo es el diálogo que se basa en la discusión, las preguntas y las respuestas, porque ayuda a mejorar la capacidad lingüística que es la base de la educación, así que por medio del diálogo se alcanzan los objetivos formativos (La Introducción de Ibn Khaldun, (p. 545)). El niño debe sentir ser digno durante el diálogo, porque esto conduce a la liberación del niño y sus emociones de la preocupación, temores y luchas psicológicas como ser preservado en cuanto a sus emociones y tener ciertos traumas, y si el niño siente calma psicológica durante el diálogo y la discusión, esto hará que el niño exprese lo hay en su interior de problemas y conflictos y así ambas partes del diálogo llegan a visualizar las razones y raíces de los problemas y la solución se vuelve una cuestión fácil, y tener éxito será accesible (EL Diálogo y la construcción de la personalidad del niño, Salman Khalaf Allah (págs. 105, 108)). El diálogo entre el niño y sus padres genera algunos beneficios para la familia, entre ellos están: El conocimiento, es decir que el niño esté más cerca del resto de la familia [fortalece los lazos familiares], la armonía, el diálogo aumenta la armonía entre los miembros de la familia y genera amor y acercamiento mutuo, la simpatía; es decir que no solo queremos diálogo formal, sino que el sentido del verdadero diálogo está en la palabra dulce y el ambiente agradable (Cómo respondo las preguntas de mi hijo y dialogar con él, Dr. Salwa Mortada, (págs. 21-22)).

De lo anterior, encontramos que la educación a través del diálogo es un proceso caracterizado por algunos asuntos, que incluyen:

  • Darle al niño la libertad de pensar y explorar los hechos por sí mismo, y esto estimula la creatividad y el desarrollo de su personalidad.
  • Ser un método simple donde el niño lo trata cómodamente y sin vergüenza.
  • Hace que los corazones de los pequeños se llenen de placer, alegría y les hace sentir su identidad, y les enseña a escuchar a los demás.
  • Proporciona oportunidades para la investigación y el pensamiento independiente, así que el niño puede ver las cosas desde diferentes ángulos y lo hace acostumbrar sobre el pensamiento lógico.
  • Despierta la atención del niño y lo aparta del cansancio y la desconcentración (EL Dialogo y la construcción de la personalidad del niño, Salman Khalaf Allah (p. 77), y ver: El enfoque del Profeta sobre la educación del niño, Muhámmad Suwaid, (p. 119), y ver: Las Habilidades de comunicación con los niños, Dr. Khalid Al-Halabi, (p. 31).), y lo empuja a interactuar y moverse.
La formulación

de preguntas conversacionales

Hay más de una fórmula que se puede ofrecer a los niños, y entre ellas están las siguientes:

(¿Qué sucede?) Esta fórmula estimula al niño a investigar lo que sucede a su alrededor, lo ayuda a describir lo que ve directamente.

(¿Qué quieres?) Esta es una fórmula que lo ayuda a definir exactamente sus necesidades.

(¿Cómo haces esto?) Esto lo ayuda a pensar libremente y estimula su imaginación para encontrar la respuesta.

(¿Por qué sucede esto?) Esto lo ayuda a ir más allá de lo superficial y a buscar sus causas, por lo que comienza a analizar y buscar las conexiones entre las cosas.

(¿Qué haríamos si tal cosa sucediera?) Esto lo ayuda a repensar y ver las cosas desde diferentes perspectivas.

Las preguntas que ofrecemos a los niños varían, pero de las características más importantes de las buenas preguntas que generan los frutos deseados en cuanto a la educación por medio del diálogo son las siguientes:

  • Que la pregunta sea lo más breve posible.
  • Que sea clara y determinada en una sola idea.
  • Que sea apropiada para la edad, tiempo, lugar y circunstancias del niño que vive.
  • Que no sea una pregunta cerrada que su respuesta consisten en sí o no, sino que sea una pregunta abierta que estimula la mente del niño y amplía los horizontes de su pensamiento, y le deja espacio para imaginar la respuesta (Ver: La estrategia de preguntas para la enseñanza del pensamiento, Mahmoud Tafish Al-Shugairat, su sitio web personal, y Ver: Estrategias de la enseñanza en el siglo XXI, Dr. Dhouqan Obeidat y Dr. Suhaila Abu Al-Semid, (p. 218)).

Los métodos para responder las preguntas infantiles:

Se habló anteriormente sobre las preguntas, sus tipos, fórmulas, etc., y aquí hablamos sobre las respuestas, pues los métodos para responder las preguntas de los niños varían de acuerdo con el tiempo, el lugar y las circunstancias en las que fueron planteadas, y los métodos más famosos son los siguientes:

  • La respuesta oral directa Es una de las respuestas más frecuentes, donde el niño plantea la pregunta y los padres brindan la respuesta oral, y esta respuesta suele ser rápida y breve.

  • La respuesta a través de una pequeña historia Es una forma indirecta de responder las preguntas, la cual es proporcional a la naturaleza de la pregunta, y los niños generalmente les gusta este tipo de respuestas y las escuchan con pasión.
  • La respuesta pictórica A veces el niño hace una pregunta cuya respuesta necesita que usemos algunas imágenes ilustradas, como las preguntas científicas, donde las imágenes constituyen una fuente importante de conocimiento, especialmente si están con colores y son atractivas.
  • La respuesta a través de la observación A veces el niño hace una pregunta donde la respuesta más satisfactoria es al llevarlo al lugar de los hechos donde él puede obtener la respuesta de manera práctica observando las cosas en el campo de hechos y luego inferir la respuesta, como por ejemplo la pregunta del niño sobre los animales ambientales, ¿Cómo viven, comen y cómo se reproducen? (Cómo respondo las preguntas de mi hijo y dialogar con él, Dr. Salwa Mortada, (págs. 73-74)).
Pautas generales a tener

en cuenta al momento de responder

  • Asegurarse de ser persuasivo utilizando técnicas de discusión, preguntas y respuestas, y no dependerse totalmente de la respuesta directa sin explicación. Y cuando hayamos terminado de responder, debemos asegurarnos de que el niño esté convencido de la respuesta que le proporcionamos de manera satisfactoria.

  • Ser honesto y proporcionar respuestas verídicas y no mentirle a su hijo evitando la vergüenza [de la respuesta] y tener cuidado de proporcionarle información falsa, sea cual sea el asunto, pues la exactitud y la veracidad de las respuestas son el circulo de la confianza de su hijo para con usted.
  • Asegurarse de simplificar la respuesta, para que sea fácil de entender y apropiada para el nivel intelectual del niño, y evitar la ambigüedad que confunda la mente del niño, y tener cuidado de darle información incompleta, creyendo que el niño todavía es pequeño y no puede entender correctamente, porque esta información que recibe permanecerá firmemente en la mente del niño (¿Cómo criar a sus hijos en este tiempo?, Dr. Hassan Shamsi Pasha, (p. 122)).
  • No trate a su hijo como si fuera estúpido, porque él puede entender lo que usted desea comunicarle si lo hace de una buena manera, y asegúrese de responder la pregunta directamente sin tergiversarla, para que el niño no entre en confusiones fuera del contenido.
  • No culpe a su hijo, ni se burle de él, y no lo niegue a su pregunta, sino hágale sentir que en cualquier momento usted está listo para responder todas sus preguntas (Mi hijo descubridor cómo puedo ayudarlo en su descubrimiento, Mansour Al-Sunni, (p. 33)). La ironía y la burla hacen que el niño se sienta desconfiado y lo distrae de la curiosidad y la exploración.
  • No se preocupe por las preguntas del niño sobre el Creador, por su incapacidad de visualizar su existencia, y no rehúse responderle al niño, porque esto lo lleva a buscar información en otras fuentes [que no son confiables].
  • No dude en pedirle que le dé un tiempo para buscar la respuesta, ya que tener la imagen de un buscador de conocimiento es mejor que la imagen de aquel que reclama ser sabio y en realidad es ignorante, no es una vergüenza decirle a su hijo, espere a que busque la respuesta correcta (Las preguntas vergonzosas de su hijo, Abu Al-Majd Hark, (p. 10)).
  • Aceptar, prestar atención y escuchar las preguntas de los niños sin mostrar una conducta de descuidado o negligencia. La contención del niño tomando en cuenta su realidad y sus sentimientos psicológicos lo ayudan en gran medida a aceptar la explicación de los padres en cuanto a las cosas que le son difíciles de entender (¿Es mi hijo ateo? Preparado por: el comité electrónico de Dawah).
  • Si realmente usted está ocupado, debe explicarle gentilmente que este momento no le conviene responder sus preguntas, y se debe darle la respuesta una vez que esté libre.
  • Evite explicaciones innecesarias, extensas y detalladas. La respuesta a las preguntas de un hijo de seis años de edad debe ser más corta que responder las preguntas de un hijo de diez años, y así sucesivamente. Esto es en las preguntas en las que la respuesta necesita ser elaborada, expandida y presentada con evidencia y pruebas, como en el caso de las preguntas sobre el no visto [Al- Ghaib] y las preguntas críticas. En cuanto a otras preguntas de otra índole, la respuesta es limitada y se brinda a niños de todas las edades (Preguntas vergonzosas de los niños y cómo responderlas, Dr. Mustafa Abu Sa’ad, desde su página en (Facebook), fecha de publicación: 23/05/2014).
  • Conecte las respuestas a las preguntas tanto como sea posible con cosas realistas que el niño pueda visualizarlas, y manténgase alejado de las cosas abstractas que son difíciles de entender por su edad, y trate de apoyar las respuestas con evidencias que confirmen la información siempre que sea posible, para que la respuesta sea lógica (¿Cómo respondo y dialogo las preguntas de mi hijo? Dr. Salwa Mortada, (p. 73)).
  • La concordancia entre las respuestas que los padres proporcionan al niño, es decir: que no haya contradicción en las opiniones de ninguno de los padres al dirigir la información al niño.
  • No responda las preguntas del niño con otra pregunta, por ejemplo, si el padre contesta una pregunta con: ¿Qué quieres decir?, Aquí el niño se siente decepcionado, porque no pudo comunicarle la pregunta al padre, porque el niño cree que los padres deben entender sus palabras sin explicación o interpretación, y si uno de los padres quiere estar seguro si entendió correctamente la pregunta de su hijo, lo mejor es usar una frase de confirmación: quieres decir esto.
  • Que los padres no sean autoritarios cuando el niño responde una pregunta específica. Cuando el niño obtiene una información de otra fuente, presentada de manera diferente que la forma de sus padres, en este caso, se debe convencer al niño explicándole de manera fácil y simple, para que así el niño tenga confianza en sus padres y no responderle de manera que hace perder la confianza entre ellos (Los educadores y las preguntas de los niños, Nawal Al-Khalifa, (p. 126- 130)).
  • Asegúrese de que la respuesta sea en forma de conversación y no de conferencia, y dar muchos ejemplos, narración de cuentos, y usar enciclopedias científicas ilustradas (Se pueden usar libros sobre cuentos infantiles, como el libro (Historias de la formación de la personalidad del niño), Vid Prakash, y libros científicos como: Una serie de preguntas y respuestas emitidas por ‘Alam Al-Kutub (hasta ahora se han publicado 16 libros) y hay otros, ver el libro (un niño leyendo), Dr. Abdul Karim Bakkar, (p. 101), donde narró historias sugeri- das para cada etapa de edad, y el libro (Historias narradas por el profeta Muhámmad), Dr. Othman Makansi, y el libro (Historias narradas por los Compañeros), Dr. Othman Makansi.). para que el niño comprenda fácilmente, y use juegos dinámicos, actuación, dibujo, meditación, canto, lluvia de ideas y juegos de pensamiento, cortar y pegar, fotografía, etc. (Mihag tafakkor con Anus: una nueva experiencia en la preparación de planes de estudio basados en el pensamiento para construir el credo y desarrollar el pensamiento del niño, Maha Shahadah, (p. 7), y ver: La elevación de la nación para maximizar el amor del Profeta de la nación, (p. 6)). La diversidad construye y desarrolla su pensamiento y consolida la información.
  • Algunas preguntas no se responden de una vez, sino de manera gradual, y si el niño consulta más, las respuestas se incrementan de acuerdo con su edad, y el tipo de preguntas y el alcance de su comprensión (Preguntas vergonzosas de los niños, Aisha Al-Hakami, sitio web :Al-Alokah Network, Fecha de publicación: 17/01/1434 AH).
  • Cuando el niño crece y se vuelve un poco maduro; es recomendable solicitarle primero su opinión sobre lo que está preguntando para ver su interactuación con la pregunta, y a partir de esta interacción podemos comenzar proporcionándole la respuesta, y debemos dejar de intentar hacer que el niño piense a nuestra manera porque esto hará que el niño se ubique en un marco que no le corresponde [lo perjudica más] (Ver: Las Diez Reglas (las reglas más importantes para criar a los niños), Dr. Abdul Karim Bakkar, (p. 35), y ver: el problema contemporáneo en la crianza del niño musulmán, Sa’id Abdul Azim, (p. 59)).
Errores educativos cometidos

al momento de la proporción de respuestas

Entre los errores educativos más destacados que cometemos con nuestros hijos está lo siguiente:

No tener en cuenta los diferentes aspectos de la Educación Existen muchos aspectos a considerar durante el proceso educativo, entre ellos se encuentra el aspecto espiritual, moral, y el científico. Es incorrecto centrarse en un solo aspecto y dejar los otros. La falta de gradualidad en la educación, la gran cantidad de agresiones y acusaciones de negligencia, el deseo nuestro de someterlos a nuestras palabras sin discusión, no consultar a los especialistas y personas de experiencia, la apresuración y el mal seguimiento, la ambigüedad durante el proceso de educación y orientación, y las contradicciones entre nuestras acciones y nuestros dichos y los mensajes negativos frustrantes (Ver: Nuestros errores en la educación, Dr. Abdel Rahman Al-Ayed, mencionó una serie de errores y mencionó las razones que llevan a cometerlos, y ver: Trate de domarme, Ray Levy y Bill O›Hanlon (p. 223)) , todos estos son errores que afectan la educación y la construcción de la fe en la psique del niño.